DERECHOS INDIVIDUALES Y DERECHOS COLECTIVOS

                       

Hablar de derechos individuales es una redundancia. Los derechos son siempre de los individuos, de todos y cada uno de los ciudadanos como tales. No hay derechos de los trabajadores,   de los homosexuales, de los pueblos, de los territorios, de las montañas  ni los llamados derechos históricos.

 Cada uno tiene derechos como persona, no por pertenecer a un colectivo. El pueblo no existe, no es la suma de todos los individuos porque cada uno de nosotros es diferente.   Esta es la grandeza del ser humano.

 Los derechos colectivos  son  a menudo el pretexto  para someter al ser humano concreto, de carne y hueso, a la tiranía de la masa. Los derechos de los trabajadores son  a menudo  una excusa para restringir la libertad de contratación de los individuos y para obligarlos a participar en huelgas mediante coacciones directas de piquetes «informativos» armados con palos. El «derecho a decidir» de catalanes y vascos  es un  medio para someter a los que no están de acuerdo con su política para someterlos a una feroz dictadura.

Que trabajadores, mujeres, homosexuales, catalanes, vascos o castellanos soliciten derechos para su colectivo haciéndose víctimas de  una opresión secular, incluso milenaria, es una forma de solicitar privilegios. Esta situación es aprovechada por los comunistas para prometer “liberarlos” a todos, naturalmente para después sojuzgarlos.

También los hombres y las mujeres son iguales en derechos. Los hombres no tienen menos derechos que las mujeres por tener órganos sexuales masculinos.

Las mayores cuotas de igualdad que las mujeres han conseguido   a lo largo de la historia no se deben a que se trate de un colectivo “liberado”, sino a que han alcanzado una mayor cuota de libertad  individual, la única que existe.

A la ministra de Igualdad no le va mal el heteropatriarcado Según el diputado Camaronero el patrimonio de Irene Montero se ha multiplicado por 100 en solo 5 años que hace está en política. La ministra de igualdad ha pasado de tener 6.823 euros en 2016 a 629.969 en 202.

 Contra los derechos individuales ninguna mayoría puede actuar legítimamente, porque se empieza por  no respetar los derechos de un individuo, de un grupo,   de una minoría, sean homosexuales, judíos o castellano hablantes, se continúa con querer  “normalizarlo” y lo que estamos normalizando es la tiranía.  De aquí a ahorcar a los homosexuales como se hace en Irán, de quemar a los herejes como se hizo en otras épocas, de fusilar, de encarcelar, de torturar a quien se aparta de lo que se considera “normal” por esos mulá, inquisidores, nazis o comunistas no hay más que un paso..

            Enrique Gómez Gonzalvo  3/03/2022 Referencia 521


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s