NUESTRAS RAÍCES CRISTIANAS

                                    

El catolicismo forma parte de nuestra cultura hasta tal punto que nuestra civilización, con 2.000 años de historia, no se puede desligar de ese  legado cristiano sedimentado a través de los siglos y  que hemos de defender por ser la herencia de nuestros antepasados.

El  amor al prójimo, la esperanza, el perdón, la  fraternidad, la  igualdad,  la misericordia, la tolerancia y los derechos humanos son los principios del cristianismo.

También la idea del bien y del mal y en general lo que está bien y lo que está mal, lo que es moralmente aceptable, todo  viene de la iglesia,  de la fe católica, de la cultura católica, de la moral católica.

La  conciencia de la dignidad personal, la idea que  entre  el rey y el villano no hay nadie, que al rey la hacienda y la vida se han de dar  y todo eso… tan arraigado en el pueblo español viene del cristianismo, viene de la idea  que estamos hechos a imagen  y semejanza de Dios. Este concepto de la igualdad al nacer no existe  en Inglaterra donde llegan a este mundo con la escala social ya instalada en el cerebro.

 Lo mismo ocurre  con la creencia que el hombre es portador de unos derechos naturales, entre ellos los de la vida, la libertad y la propiedad  y que la ley debe proteger especialmente a los débiles. La  separación de la Iglesia y del Estado ya estaba presente en aquello de “dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”.

Los precursores del liberalismo fueron el jesuita Juan de Mariana y los teólogos humanistas de la escuela de Salamanca, que se adelantaron a John Locke, el que estableció las primeras reglas de la democracia. De ahí viene que los liberales y los católicos  comenzaron a llevarse bien cuando el liberalismo en  el primer tercio del siglo XIX se despojó de su contaminación  masónica.

No ocurre lo mismo con  el luteranismo, que ya en su nacimiento los más pobres fueron sometidos a los príncipes alemanes que abrazaron la  nueva religión.

Por todo esto, aunque en el terreno individual la cuestión religiosa es un asunto particular que cada uno gestiona como quiere o puede, el Estado desde el punto de vista liberal no  puede  imponer una filosofía laicista y de negación de la presencia cristiana. Debe respetar las tradiciones y la religión mayoritaria de nuestros padres que es el catolicismo. Esto  es lo que queremos la mayoría.

     Enrique Gómez Gonzalvo  4/06/2021 Referencia 400


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s