ESPAÑA EN LOS AÑOS 80

                                  

En Europa continuaba la guerra fría y nosotros estábamos en lo que se ha dado en llamar la Transición, esa que ahora los comunistas de Podemos se quieren cargar porque consideran que los comunistas de Carrillo traicionaron al pueblo cuando pactaron con los falangistas del Movimiento Nacional. Fue la década de la gran expansión del comunismo  desde la II Guerra Mundial.

La Unión Soviética, la mayor potencia terrestre del mundo con cinco millones de soldados profesionales y la segunda mayor potencia militar aérea y naval después  de EE  UU, controlaba mediante agentes infiltrados, a todos los partidos comunistas y a la rama más izquierdista de los socialistas. En todo el continente había manifestaciones gigantescas que se hacían en nombre de la paz por orden de la Unión Soviética y que en realidad eran a favor del ejército soviético.

 El general Augusto Pinochet, en 1980 fue demonizado por la Unión Soviética y por la propaganda comunista cuando, ante la urgente petición de la mayoría del Parlamento, se hizo cargo del gobierno en la época en que con la inflación más alta del mundo y con   miles de terroristas que  pretendían transformar el país en otra Cuba.

Fue la época del GAL,   especialmente activo entre los años 83 y 87 coincidiendo con la Jefatura de Gobierno de Felipe González y está probado que fue financiado con fondos del Ministerio del Interior.

 Moralmente fue detestable pero funcionó extraordinariamente bien porque   Francia dejó de ayudar a los etarras y empezó a actuar la justicia francesa. Posteriormente, con Aznar, la situación en el País Vasco mejoró  extraordinariamente al ilegalizar  Herri  Batasuna.

En el 89 cayó el muro de Berlín  y en el 91 se produjo la implosión de la Unión  Soviética. Muchos partidos comunistas europeos desaparecieron   como tales porque no se podían presentar con el antecedente del gulag y de los 100 millones de muertos. En  España, en sustitución del Partido Comunista, Gerardo Iglesias creó Izquierda Unida, que también eran  comunistas, pero escondían  el nombre.

A pesar del espíritu de la transición, pronto se inició una campaña  para crear en las nuevas generaciones una campaña negativa contra Franco, que en 40 años hizo cosas buenas y cosas malas.  El motivo no fue otro que el haber sido  vencedor del comunismo. Y así como España está llena de calles dedicas a carlistas y liberales, y en Madrid por ejemplo está el monumento a Espartero y la calle de Zumalacárregui porque aunque estaban en bandos distintos,   todos eran españoles, las dedicadas a Franco se irán borrando en toda la geografía nacional. No descansaron hasta que profanaron su tumba, pero esto fue mucho más tarde.

¡Felices Navidades y tengan cuidado con el coronavirus!

             Enrique Gómez Gonzalvo. 21/12/2020 Referencia  321


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s