LA IZQUIERDA Y EL NACIONALISMO

 

1 NacionaolistasLa izquierda en el siglo XIX y hasta la llegada de Marx siempre defendió  la igualdad de los ciudadanos ante la ley y la abolición de los privilegios. También  era partidaria  de la solidaridad nacional  e internacional  y opuesta al nacionalismo.

Posteriormente, los comunistas, en los países que alcanzaron el poder comenzando por la Unión Soviética,  con el “si no obedeces te mato”, se volvieron   partidarios de la tiranía.

En España, después de la Guerra Civil, se fue imponiendo en la izquierda la idea de que el nacionalismo era tan bueno como el socialismo. En Cataluña,  traicionando a los más desfavorecidos, se alió con los nacionalistas, sustituyendo  la solidaridad y la igualdad por  el egoísmo étnico del nacionalismo y cuanto más radical era la izquierda,  más  nacionalista  se volvió.

Las nuevas izquierdas llegadas recientemente  de la mano de Pablo Iglesias (Podemos) y de Ada Colau (En Común Podemos), y no digamos la CUP,  se han unido todas   al bando  nacionalista.

No les ha importado que  los hijos y   nietos de los inmigrantes  que llegaron  desde diversos puntos de España, fundamentalmente  de Andalucía y de Extremadura, pero también de Castilla La Mancha de y de Aragón, para ganarse la vida honradamente en Cataluña,   tuvieran  que olvidar  sus orígenes culturales. Se les ha impedido    escolarizar a  sus hijos en su lengua materna, como recomienda  La UNESCO.

La consecuencia de esta política, ha producido en los niños, además del aumento del  fracaso escolar, el sentirse  avergonzados  de que sus mayores no hablaran catalán. Esto, ha llevado consigo, además de la destrucción de su autoestima, la sensación de ser  ciudadanos de segunda.

El responsable de la inmersión lingüística fue Pujol, pero el del cambio  en el comportamiento de la izquierda y de la legitimación del nacionalismo  fue Vázquez Montalbán, del Comité  Central del PSUC.

Posteriormente  Felipe González, sin principios, sin ética, sin moral, con el apoyo entusiasta del periódico progre El País, entregó  el Partido Socialista Obrero Español al pequeño Partido Socialista de Cataluña, al que no votaba casi nadie. Estaba dirigido por los Raventós,  los Maragall y ahora por los  Iceta, todos ellos  representantes de la más rancia burguesía catalana.

El clero catalán, especialmente los obispos y los monjes de Montserrat, que no se si creerán en Dios, se han adherido al nacionalismo, rogando  a Dios “por el restablecimiento del gobierno catalán”. No  les ha  importado  que en Cataluña haya dos clases de niños,  los que tienen derecho a escolarizarse en su lengua materna que son los catalano hablantes y los que no tienen derecho que son los castellano hablantes.

Sin la izquierda, los nacionalistas nunca habrían llegado a la situación actual, porque su fuerza es muy  limitada.  La alianza de nacionalistas y de la izquierda ha dado como resultado que en Cataluña manden los separatistas y la extrema-extrema izquierda. Todos ellos,  amigos de Otegui, de la ETA, de Cuba, de Venezuela y de los comunistas de Podemos.

Enrique Gómez Gonzalvo  15/07/2019 Referencia 294

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s