CATALUÑA DIVIDIDA EN DOS

 

 

CataluñaAznar dijo que   antes que España se romperá Cataluña y Tabarnia se quedará con España. Tabarnia “no es monárquica ni republicana, ni de derechas ni de izquierdas ni  religiosa ni  atea ni  agnóstica”,   “no impone una lengua o la otra, son sus gentes las que deciden utilizar la que más le convenga en cada momento y  en total libertad”,  en suma, son los catalanes  que no soportan más a los golpistas.

Después del discurso del rey  el día  4 de Octubre, cuando anunció los momentos graves que vivimos, que las autoridades de la Generalitat  pretendían proclamar ilegalmente la independencia de Cataluña, que la mayoría de catalanes no son separatistas y que están como todos nosotros preocupados por la conducta de las autoridades de Cataluña un millón de personas con banderas españolas salieron a la calle. Cuando  esto ocurre en un país, algo grave está pasando.

Alfonso Guerra  dijo  que si la izquierda no entiende lo que supone que cientos de miles de españoles cojan la bandera española y la saquen a la calle en Barcelona, en Sevilla y en muchos sitios, es que no están entendiendo nada y están condenados a la irrelevancia política futura.

Antes no ocurría, pero ahora el nacionalismo catalán  es de extrema izquierda, básicamente comunista. Pérez Colomer publicó en el diario El País un estudio, según el cual, entre los jóvenes  de Cataluña, los más ricos, los de mayor poder adquisitivo, los  niños bien o niños pera como se decía antes o niños  pijos como dicen ahora, votan a la CUP, los trabajadores a Ciudadanos y al PP y algunos al Partido Socialista.

El único programa que tiene la CUP es la revolución,  erradicar el español porque  es la lengua de la inmigración, destruir el sistema constitucional español y fundar una república comunista. Niegan la soberanía nacional española,  que toda España sea de todos los españoles y que  la soberanía  no  resida en la totalidad del  pueblo español, sino en los diversos pueblos que viven en la Península Ibérica.

Los independentistas no son muchos, pero se   reducen a dos profesiones con gran influencia en la sociedad, los periodistas y los maestros. Son gente mala que no soportan a los que no son como ellos,  son incapaces de convivir con los no separatistas porque los que no les obedecen en el odio a España no son catalanes. Insultan a España, a los españoles, a la democracia, al rey, al gobierno, a todos los tribunales y al sistema político constitucional. Dicen que  los catalanes no independentistas quieren españolizar Cataluña, cuando Cataluña está  españolizada porque siempre ha sido España.

Tomaron  como prototipo de mártir de las libertades catalanas a Rafael Casanova. Un descendiente directo, concretamente un bisnieto, en el curso de una manifestación a favor de Tabarnia, manifestó que “Rafael de Casanova fue un patriota español y que toda su familia defendió la unidad de España”. Casanova  no fue un nacionalista catalán, entre otras  cosas porque  vivió y murió en el siglo XVII y el nacionalismo catalán no surgió hasta finales del siglo XIX. En aquella época no había libertades ni en España ni en ninguna parte. Solo tenían libertad los nobles  y los siervos de la gleba trabajaban para ellos. Casanova intervino en la Guerra de Sucesión a la Corona de España como partidario del Archiduque Carlos, luchó y perdió porque estaba en el bando perdedor,  terminada la guerra fue perdonado por su rey Felipe V, se retiró a Castelldefell donde vivió 20 años más trabajando como abogado y notario.

La división en Cataluña no es de ricos y pobres sino entre quienes se  sienten españoles y quienes los atacan. De los catalano hablantes y de los que no pueden matricular a sus hijos en su lengua materna porque ésta es el español, la lengua oficial del Estado. Hay una casta que se considera superior y que es antiespañola y una casta inferior que es la española y además dicen que los españoles les debemos dinero. No toleran que la mitad de los catalanes no les hagan caso.

Así como después de la Segunda Guerra Mundial fue necesario desnazificar a la sociedad alemana, cuando pase esta locura será necesario   curar a esa parte de la sociedad catalana enferma de supremacismo,  pero es tan profundo el daño que se ha hecho, el  poder de los nacionalistas durante estos 37 años ha sido tan inmenso   que  llevará tiempo, por lo menos dos generaciones, pues una parte de los catalanes se sienten tan  superiores como los alemanes que se consideraban  con derecho a gobernar el mundo.

Enrique Gómez Gonzalvo Terminado 07/09/2018 Referencia 273

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s