CRISTIANISMO Y MARXISMO

 

CristiniamoNingún historiador ha escrito la biografía de Jesús por falta de datos lo que demuestra que no fue muy importante en su tiempo. El único   que  lo menciona es José Ben  Matías, más conocido por su nombre romano Flavio Josefe, que le dedica unas pocas líneas.  Nos  dice  que Jesús  fue un galileo nacido de José y Miriam,  primo hermano de Juan Bautista,  miembro destacado  de la secta de los ebionitas, que pertenecían a los esenios. Ingresó en la cofradía de los bautistas, fue crucificado como rebelde por el gobernador romano y su hermano Iago (Santiago)   resultó muerto a pedradas por judíos que le acusaban de apostasía.

Este par de líneas pueden considerarse fidedignas, sin que se excluya tampoco la posibilidad de alguna interpolación. Todos los demás datos que conocemos proceden de los Evangelios.

Cuatro décadas más tarde Tácito menciona a «un tal Cristo, condenado a muerte durante el reinado de Tiberio por el pretor Poncio Pilatos”.

A mediados del siglo IV un hombre cultísimo como el emperador apóstata, Juliano, da por supuesto que «el galileo» fue un individuo concreto, difuminado posteriormente por su identificación con la deidad.

Con San Pablo ocurre lo mismo que con Jesús. La única fuente es el Nuevo Testamento. Según la tradición murió en el año 64, coincidiendo con la matanza de cristianos que siguió al incendio de Roma.

En resumen. Lo más importante de los   datos históricos es su relación con los esenios y que éstos  fueron  los primeros en considerar la propiedad como  un robo y el comercio su instrumento.

Jesucristo, como ellos,  estuvo  en contra del comercio y echó a los mercaderes del templo que vendía   ofrendas para Jehová (palomas, corderos e incluso vacas) e intercambiaban las diversas  monedas de  los peregrinos que llegaban a Jerusalén  de muchas partes del mundo.

Para Jesús, dinero y dios son enemigos y lo único  que podían hacer los ricos,  era vender su patrimonio y dárselo a los pobres.

El origen del odio al mérito también está en el Sermón de la Montaña cuando Jesús dijo: bienaventurados los pobres de espíritu porque de ellos será el Reino de los Cielos.

Algunos consideran el marxismo como una secta del cristianismo, porque ambos odian el comercio, el dinero y la propiedad privada. Sin embargo, el comunismo  a quien mas odia es a los cristianos y si puede, los mata,  como ocurrió en la Guerra Civil Española o como decía  la  que asaltó semidesnuda  la capilla de la Complutense  la podemita  Rita Maestre, al grito de ¡Arderéis como en el 36!, mientras el cura con los feligreses estaba celebrando misa.

La gran diferencia entre Cristianismo y Comunismo  es que en  el Manifiesto Comunista de 1848 la base es el odio y en Jesucristo, el amor. Del Dios primitivo del Antiguo Testamento, del dios padre gobernador del universo, de la severidad de la ley,  se pasa al Reino del Hijo, que es el rey del sentimiento,  del amor, del  que se cuida de los pajaritos, de los lirios del campo y del dios proveerá.

Jesús  promete salir a los justos de este valle de lágrimas y el Comunismo tiene la insolencia de prometer el paraíso en la tierra y lo que consigue es lo más parecido al infierno.

Enrique  Gómez Gonzalvo Actualizado  11/09/2018 Referencia 224

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s