ORIGEN Y EVOLUCION DEL PENSAMIENTO

El cerebro es un conjunto de células llamadas neuronas (unos 100 billones) que inter conexionadas generan actividades mentales: pensamientos, emociones, memoria, recuerdos, etc. El  mecanismo por el que algo material, el cerebro, produce esas actividades mentales es totalmente desconocido.

origen-y-evolucionEl pensamiento es propio del ser humano y gracias a esta capacidad intelectual, el hombre ha generado una cultura y una civilización. Parece ser que, en el curso  de la evolución, el pensamiento y el  proto lenguaje aparecieron a la vez  hace 400.000-300.000 años.  Ambas facultades están muy relacionadas, se piensa normalmente en palabras, aunque también se puede hacer  en imágenes.

Para pensar, además de la palabra se precisa inteligencia. Así hay muchas especies de animales  que pueden pronunciar palabras e incluso largas frases, pero no entienden  su significado porque les falta inteligencia para el  pensamiento abstracto.

El pensamiento se basa en la reflexión y ésta en la asociación de ideas. Sin él no habría habido  progreso. Las golondrinas, construyen hoy sus nidos como lo hacían  hace dos millones de años y  todas lo hacen exactamente igual.

El pensamiento, me refiero al filosófico, ha ido evolucionando de esta forma:

PENSAMIENTO PRIMITIVO O ARCAICO El hombre observaría los fenómenos de la naturaleza: la luz, la luna, el sol, los ciclos estacionales, los huevos, las serpientes, el crecimiento  de las plantas. No los podría explicar y los atribuiría a otros seres  superiores a los que llamaría dioses.

PENSAMIENTO  MAGICO  Para dominar esos fenómenos en su beneficio, intentaría ponerse en contacto con esos seres superiores  y los encargados de ello se llamarían   chamanes o hechiceros y lo harían mediante, ritos, danzas, fechas sagradas, etc.

 PENSAMIENTO RELIGIOSO Hace  apenas 100.000-35.000 años  surge la idea de la existencia de un ser único, todopoderoso  y con ello el auténtico sentimiento religioso. Los chamanes  se llamarían sacerdotes y serían  los intérpretes y los intermediarios de los dioses. Intentarían influir en su voluntad  y por consiguiente en nuestro destino, mediante la súplica (la oración) o los sacrificios (incluso de seres humanos)  porque ese Dios, después de haber creado al hombre no se desentiende de él, sino que sigue su comportamiento y le exige sumisión.

La existencia de ese dios, además de explicarnos  el origen del universo, nos permitiría   contestar a las siguientes preguntas: de dónde venimos,  que hacemos aquí, a donde vamos, nos  anunciaría la existencia de otra vida después de la muerte y  nos prometería  una vida eterna. Así, la religión nos calmaría la ansiedad creada por nuestro incierto futuro.

Por todo ello,  la idea de  dios tuvo tal fuerza que no ha habido ningún pueblo de la tierra, ninguna sociedad en ninguna época que no la haya aceptado.

En principio, ese ser invisible, que engendraba la vida, por analogía con el parto solo podía ser mujer. Era la Diosa paleolítica. Desde el Neolítico, sería varón.

Los reyes surgirían más tarde y  se aliarían con los sacerdotes. A veces,  el poder religioso y el político, el sacerdote y el rey, recaerían en  la misma persona (como los faraones) y su poder sería inmenso.

PENSAMIENTO RACIONAL Con la filosofía griega,  Aristóteles  intentará darnos una explicación  de la naturaleza y del universo que no repugne a la razón, pero durante  el Medievo, todo seguirá  girando  en torno a Dios. Santo Tomás y la Escolástica intentaron   coordinar la fe con la razón pero siempre subordinando la razón a la fe. Tienen razón los protestantes cuando afirman que a Dios no se le puede conocer por la razón sino por la revelación.

En el siglo XVII  el pensamiento racionalista  se intensificará con Descartes. Es el siglo de la razón o el Siglo de las Luces. Con ello entramos  en la modernidad, cuyo primer movimiento filosófico recibió el nombre de  Ilustración. Tras ella vendrán  la Revolución Francesa, el Liberalismo, el Nazismo, el Fascismo, la Revolución rusa, el Anarquismo y el Comunismo.

Todas esas ideologías han fracasado porque no  han logrado un mundo mejor. Si  sabemos la razón: ninguna ha podido conseguir que el hombre sea bondadoso, para ello sería necesario cambiar  nuestra naturaleza. Algún día la ciencia lo conseguirá,  quizá modificando nuestros genes, pero el hombre dejara se el homo sapiens sapiens. Será otra cosa.

Enrique Gómez Gonzalvo,  25/02/2017 (Referencia 31)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s