LOS  DERECHOS HUMANOS

                                                   

La  Declaración Universal de los Derechos Humanos,  que no fueron los mismos  derechos que se firmaron en Francia en 1789 fue proclamada  en 1948 por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Redactada a instancias  de los vencedores en la Segunda Guerra Mundial no  la firmaron ni la URSS ni China ni los países musulmanes.

En  la Declaración se afirma: «Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado».  Las normas éticas, en las que se basan los derechos humanos, prescriben dar acogida, alojo y alimento a todo inmigrante que traspase nuestras fronteras, pero la prudencia política exige que el número de inmigrantes debe ser  controlado. Un abrumador número  de inmigrantes sólo traería un  caos que harían insostenible la economía política y la estabilidad social de cualquier Estado.

 Volviendo a  los derechos humanos de los miles de personas que están al otro lado de nuestras fronteras esperando entrar, en la mayoría de los casos para mejorar su situación económica, caben algunas consideraciones. En primer lugar el género  humano primigenio como   unidad social, religiosa o política es una idea mítica, no ha existido nunca. La humanidad está fragmentada, distribuida, en sociedades diferentes a menudo enfrentadas  para la obtención de sus recursos basales: minerales, pesca, cultivos, ganadería, petróleo, etc.  Podemos hablar, como mucho, de género humano a escala zoológica y biológica, pero no a escala histórica, política, social o económica.  Por ello, la unidad entre los hombres de la que habla la Declaración   es sólo  una ingenuidad o una mentira. Los derechos humanos de ese colectivo entrarían en colisión con los “derechos humanos” de los que  ya residen en nuestro país.

Frente a la Declaración de los Derechos Humanos encontramos la Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos. Fueron proclamados por varias organizaciones internacionales en Argel el 4 de julio de 1976, coincidiendo con el bicentenario de la declaración de independencia de Estados Unidos. En ella se dice: «Todo pueblo tiene derecho a existir»; «Todo pueblo tiene derecho al respeto a su identidad nacional y cultural», etc.  Reconoce también la existencia  de fronteras y el derecho de esas naciones, etnias o culturas el derecho a defender su unidad, su identidad, su salud y sus riquezas.

 Los  derechos dependen de la capacidad del Estado para hacerlos efectivos.

Como resumen  la respuesta que le dio su padre a aquél adolescente que decía que  “tenia derecho a tener coche”: si, pero  “lo que no tienes es dinero.”

        Enrique Gómez Gonzalvo, 19-03-2023 (Referencia 115)

.

·        .


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s