DOS MODELOS EN LA ENSEÑANZA

                                   

Existen dos modelos en la enseñanza, el modelo de instrucción y el de educación. El primero  es el que ha prevalecido en la enseñanza tradicional  en  las instituciones católicas,  se suele identificar con la derecha y su  base es la adquisición de conocimientos. El modelo de educación o modelo de Rousseau está centrado en la educación más que en la instrucción y está explicado en su obra  Emilio. Fue introducido en España  con la Ilustración,  influyó poderosamente en la Institución Libre de Enseñanza y se suele identificar con la izquierda.

El modelo roussoniano  consiste  fundamentalmente  en que el ser humano al nacer está lleno de bondad y es la sociedad la  que corrompe la bondad natural del niño. Hay que dejar que esa naturaleza bondadosa se desarrolle por si misma, por eso tiene importancia que el niño haga lo que guste, dejar que aflore lo que   tiene ya en potencia. La labor del profesor no  es enseñar sino dirigir lo que hay en el interior del alumno. Su figura es prescindible, ni siquiera se necesita su autoridad porque se contrapone  a la buena naturaleza del alumno. La utilización de procedimientos correctores es propia de sociedades corruptas. Es importante que el alumno no lo pase mal, por eso puede pasar de curso aunque no sepa leer y  la igualdad de género se ha de tener en cuenta en todas las materias.

En el siglo XIX  se enfrentaron las dos grandes corrientes filosóficas: el krausismo y el catolicismo. El primero, de origen alemán, era europeísta, idealista, heredero de la Ilustración del siglo XVIII aunque  muchos krausistas eran católicos practicantes. El modelo católico, calificado peyorativamente de tradicional, fue olvidando progresivamente el papel de la instrucción a fin de competir y convivir con el modelo ilustrado, llamado la enseñanza nueva.

En la actualidad, tras tantos años de gobiernos socialistas, el Partido socialista ha  conseguido la igualdad en la enseñanza, la igualdad de resultados, pero  ¿a qué nivel? Nos lo dice el informe PISA. España ocupa el puesto 24 en calidad de la enseñanza mientras que Finlandia, que destina menos dinero que España, ocupa el número uno. En la enseñanza superior tampoco  disponemos  de ninguna universidad  entre las 200 mejores del mundo.  

El verdadero objetivo para la escuela socialista, más allá  de la igualdad, es el adoctrinamiento: educar a los niños  según el ideal  socialista y en la ideología de  género. Dicen cosas tan absurdas como  que las  niñas van peor que los niños en matemáticas porque esa asignatura está masculinizada, de aquí   que hay que darle un sentido socioemocional, que nadie sabe que significa. En historia no tratan de explicar de donde venimos, lo que hacen es una valoración ética de los acontecimientos  históricos, por supuesto con la ética socialista

 Sobre todo, es muy importante  no premiar  al primero de la clase porque causaría frustración en los menos dotados  o en los que no se esfuerzan. Así es el socialismo.

          Enrique Gómez Gonzalvo, 7-03-2023 Referencia 79


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s