EL PENSAMIENTO UTÓPICO O PENSAMIENTO ALICIA

        

Diferente de la utopía es el pensamiento utópico, al que  Gustavo Bueno le llamaba pensamiento Alicia,  que también ofrece un proyecto  sobre sociedades futuras igualmente  felices y pacíficas como en las utopías, pero el autor no nos advierte que se interponen dificultades insalvables para llevarlas a cabo porque que  no son de este mundo. Cuando este tipo de “pensamientos” son defendidos por políticos o por periodistas se vuelven peligrosos.

El profesor Gustavo Bueno los llamó pensamiento Alicia porque se suele tratar de  una cosa simplista pues pretenden organizar el mundo en virtud de ciertas ideas amables y pacíficas encubriendo la realidad en lugar de analizarla.  El personaje de Lewis Carroll representa para el filósofo el prototipo de la chica bobalicona, ingenua y bien intencionada que dice las cosas sin reflexionar: simplemente entra por el espejo y ya está en otro mundo, un mundo maravilloso al revés del nuestro. Y pasa al otro lado porque el espejo es blando, no requiere esfuerzo alguno.

Una cosa simplista, bobalicona e ingenua fue la Alianza de Civilizaciones expuesta por Zapatero, al que Rajoy le llamaba “ bobo solemne”. En Nueva  York, en su visita a las Naciones Unidas en el año 2004, dijo «Esta es la casa de todos, sin diferencias, de los ricos y de los pobres, de los países con historia y de los que apenas tienen, de los que creen en Dios o en varios dioses, y de los que no creen. Fue en esta sala donde tuve la certeza de lo necesaria que resulta la Alianza de las Civilizaciones.» Es como si Zapatero hubiera tenido  una especie de revelación divina: miró al infinito y, zas, la  vio.

Dicha alianza se basa en la concordia universal, en la hermandad de todos los hombres, en una Europa sin fronteras. Pasa por alto las dificultades  económicas culturales, identitarios, de religiones, las diferencias entre ricos y pobres, etc.  Y no dice como va a combatir las manifestaciones de desprecio y odio hacia el otro, que hoy  resultan igual de violentas que hace mil años a pesar del ONU y de los Derechos humanos que algunos se atreven a llamar universales.

La Alianza de Civilizaciones es puro humo pero, como dice  Gustavo Bueno en su ensayo, el humo es muy expansivo y por eso mucha gente piensa: qué bien, en vez de guerras, alianzas.

 Como  filosofía política, el pensamiento Alicia ha sido el de muchos políticos, como el propio Obama y por una cantidad indecible de intelectuales y académicos de universidad en Europa y en toda América y, por supuesto, es secundado alegremente por buena parte de los ciudadanos. No lo siguen Putin, ni Donald Trump, ni el presidente de la República Popular China, ni el presidente de Irán.

Enrique Gómez Gonzalvo, 1-12-2022 Referencia 308

Cómo hacer desaparecer  la estupidez y la ignorancia. Si todo fuera culpa de las religiones como algunos piensan a ver quien se atreve a prohibirlas en nombre de la concordia universal


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s