LA RESPONSABILIDAD DE PEDRO SÁNCHEZ

                       

 En los actos humanos suele pesar más la estupidez que la maldad, pero ello no exime de  la responsabilidad entendiendo  como tal que el hombre ha de responder de las consecuencias de sus actos.  No basta con tener buenas intenciones, pues como dice un refrán de la Edad Media, de buenas intenciones está empedrado el camino del infierno.

En el mes de enero del año 2020 la oposición preguntó al Gobierno  que pensaban hacer  con el virus chino y Sánchez contestó por boca de Fernando Simón que no había virus, que nunca llegaría a España, que si acaso uno o dos y que de todas formas estábamos preparados.

 A comienzos de febrero la OMS y la Unión Europea anunciaron  al mundo entero que iba a llegar una pandemia y  era necesario que todos los países prepararan el  sistema sanitario  y que  los gobiernos  hicieran acopio del material sanitario para proteger a la población.

Pedro Sánchez como presidente del Partido Socialista había previsto la celebración de un acto de propaganda para el 6 de marzo consistente en  manifestaciones feministas en las principales ciudades de España porque  “el machismo es un virus mucho más peligroso que el coronavirus”.

Seis días antes de dichas  manifestaciones    la Unión Europea desaconsejó permitir multitudes para evitar contagios.

 Pedro Sánchez, con una irresponsabilidad criminal, apostó por seguir adelante con las manifestaciones  del 8-M  a pesar  que los casos de coronavirus comenzaron a  dispararse 72 horas antes de la  fecha anunciada.

En España murieron en el curso de la epidemia según cifras oficiale, las reales no las conoceremos nunca, 113.000 personas ¿Cuántas muertes se habrían  evitado si las manifestaciones no se hubieran convocado?

 Aunque  España es la nación de Europa  que  tuvo en la primera ola de la epidemia el mayor número de muertos en relación a la población, Sánchez ni siquiera ha pedido disculpas y el que  fue ministro de sanidad, Francisco Illa,  como él nació  en Barcelona,  dice que él no se arrepiente de nada. 

 Se ha dicho que la ética lleva al cielo, pero la política se hace en la tierra. Maquiavelo afirmaba que ética y política no tenían nada que ver. No es verdad. Las normas éticas son de ámbito  universal,  se deben aplicar a todas clases sociales, a todos los hombres, incluyendo a los políticos.

Si hubo una irresponsabilidad criminal o un homicidio múltiple por imprudencia ¿Quiénes fueron los responsables?

         Enrique Gómez Gonzalvo 20-09-2022 Referencia 606


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s