NUESTRO CEREBRO

                                                    

La estructura de nuestro cerebro  es análoga a la de los demás mamíferos, el número de neuronas alcanza de  15 a 30 billones, pero    también  se comunican entre si  por medio de las sinapsis y mediante  la emisión de neurotransmisores.

Como el hombre es un ser racional, tendemos a pensar que todo lo que hacemos es racional. Nada más lejos de la verdad. En realidad es que tenemos 3 cerebros diferentes:

Cerebro reptil. Se encarga de nuestra supervivencia mediante el deseo sexual, la búsqueda de alimentos y las respuestas agresivas (pelea, huida, etc.) Toma las decisiones sin necesidad de recapacitar. Así, giramos bruscamente el volante sin pensarlo  cuando intuimos un grave peligro.

–Cerebro límbico o emocional. Genera las emociones y los sentimientos. Las emociones primarias son cólera, miedo, ira, alegría, tristeza, disgusto, sorpresa. Van acompañadas de respuestas faciales, motoras (gestos, posturas) y endocrinas y son estereotipadas (las mismas en todas las razas y  culturas).

Más tarde aparecieron las emociones secundarias  amor, bondad, generosidad, compasión, cariño, vergüenza, envidia,  culpa, depresión. Están asociadas a las relaciones interpersonales.

Las emociones son pasajeras mientras que los sentimientos (amor, felicidad, amistad, serenidad, entusiasmo) son más profundos y perdurables, aunque no eternos.  Ambos son involuntarios, no los podemos controlar  aunque los sentimientos  están conectados con la razón.

Cuando tenemos un sentimiento muy poderoso que ocupa mucho espacio,  para sacarlo es necesario otro sentimiento poderoso y que sea incompatible con el anterior.

Cerebro racional. Radica en la  corteza cerebral y es el sustrato del razonamiento.

La mayoría de las decisiones, el 73 %, se toman  por las emociones o por  los sentimientos y solo el 27 % por motivos racionales.

Cuando hay una lucha entre el cerebro emocional y el cerebro racional, entre las emociones y la razón, o cambiamos las emociones o cambiamos el razonamiento. De lo contrario se crearía un estrés  que no nos dejaría vivir. Para ello  nos engañamos, buscando nuevos razonamientos para adaptarnos a las emociones. La capacidad de someter las emociones y los sentimientos a la razón, normalmente fracasa. Mandan las emociones  y los sentimientos, no la razón.

En resumen. Tenemos el cerebro de los reptiles para pelear. El cerebro límbico o emocional para enamorarnos. Y el cerebro racional donde radica la conciencia moral.

 La mayoría de nuestros actos dependen del cerebro reptil, después del emocional y en último lugar del racional.

Enrique Gómez Gonzalvo 18-09-2022 (Referencia 75)


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s