LA IMPORTANCIA DE LA POLÍTICA

 No hay nada más importante que la política.  Afecta a todos los actos de la vida y  al bienestar o  desgracia de mucha gente.  A ella se deberían dedicar los hombres más valiosos de la sociedad porque la actividad política necesita líderes intelectuales y hombres de acción.

Lo más importante, en la política,  es la batalla cultural e ideológica porque al final son las ideas las que mueven la historia. Si la derecha gestiona mejor que la izquierda es porque tiene mejores ideas, porque las ideas de libertad, de la sociedad abierta son mejores que las de control, de estatalismo. Por el contrario, si la vida carece de sentido, si no hay principios morales, si todas las culturas son buenas se puede llegar a los campos de concentración o campos de exterminio.

Los dirigentes políticos deben estar dispuestos a defender sus principios con valor y sin complejos. Sus principios no deben estar regidos  por el relativismo sino por la ética, por los conceptos del bien y del mal.

Tener categoría personal e intelectual no es suficiente para ser un buen político, como tener estudios no supone una superioridad moral y ni siquiera intelectual. Deben decir  la verdad, en público y en privado sin halagos ni falsas promesas.

Los partidos de izquierda se consideran, sin  motivo, dotados de un supremacismo moral  de forma que ellos son los buenos y los partidos de la derecha  representan el egoísmo.  En  las campañas electorales tienden a aprovecharse de la irracionalidad del ser humano y  excitar los   sentimientos, pasiones y emociones, especialmente el miedo, la rabia y la indignación, que todos llevamos dentro, en lugar de acudir a argumentos racionales.

 El populismo no es una ideología como muchos piensan, es una estrategia para alcanzar el poder y puede ser de extrema derecha, extrema izquierda o nacionalista. Consiste  en prometer un futuro esplendoroso con torrentes de felicidad y bienestar a sus crédulos seguidores. Aseguran realizarán las demandas

  de la ciudadanía de forma inmediata mediante el aumento desmesurado de  impuestos y del gasto público. Atribuyen  sus  males a  “la explotación capitalista”,  “al patriarcado”, al “machismo”, a “la casta política” a “determinadas razas” o, sin son ecologistas, al propio ser humano al considerarlo como  una especie de cáncer para el planeta.

 Hay políticos muy honestos, pero no se debe olvidar que todo político,  hombre o mujer, lleva dentro un pequeño déspota.

Enrique Gómez Gonzalvo 3-07-2022 Referencia 295


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s