NORMAS, LEYES Y CONSTITUCIONES

                                

Los animales saben lo que tienen que hacer siguiendo sus instintos, pero el ser humano, al ser libre, es impredecible y necesita normas de conducta. Sin ellas la convivencia  pacífica no sería  posible y la vida del hombre sería solitaria, desagradable, aburrida y sobre toda  corta porque, al ser   un animal social, precisa  vivir en sociedad. Esas normas son necesarias  tanto en el plano internacional, como en el  nacional, local, empresarial e incluso familiar, para que vivamos pacíficamente.

Algunas de ellas  existen    por cortesía  o buena educación, pero otras, son las normas morales que no se deben a la intervención de un ser sobrenatural  sino al proceso evolutivo, por eso triunfaron las que  eran beneficiosas para la  supervivencia. Algunas de ellas  ya existían en los seres que nos precedieron en el proceso evolutivo,  como los chimpancés y los que viven en sociedad, en manada,  y,   si algún miembro  las transgrede, es expulsado del grupo y normalmente fallece.

 Entre las normas morales, hay algunas  como las que se refieren a la  poligamia, la homosexualidad o la bisexualidad, que son diferentes en cada cultura, pero las importantes, como el no matarás, son universales.

 Las  normas que son de obligado cumplimiento reciben el nombre de  leyes. No son  un fin en si mismo sino un medio  para conseguir la convivencia. Tienen el respaldo de la autoridad, que   para ello  dispone del monopolio de la violencia. Todo el mundo reconoce que son imprescindibles excepto los anarquistas.

Hay una ley suprema  en todos los países civilizados que es la Constitución. Según el concepto que se tiene de la naturaleza humana hay   dos tipos de constituciones políticas. Una viene de Rousseau y otras  de Locke.

Rousseau creía que el hombre nacía bueno, pero la sociedad lo corrompía  y,  en cuanto había una diferencia entre dos personas, la mejor situada se aprovechaba.  Unos años antes Locke había observado que los  que se arrogaban la representación de la sociedad, no importa que su origen fuera unas elecciones un golpe de Estado o una guerra, tendían  a abusar  de su poder y  que no haya sociedades que desconozcan la ambición, o , al menos,  no está documentado.  Por esto, porque el hombre es por naturaleza egoísta y en cuanto tiene poder abusa de él, el  poder hay que dividirlo, fragmentarlo y además vigilar estrechamente al poderoso.

En 1787 los americanos siguiendo los principios de Locke proclamaran su Constitución  y aquello funcionó hasta hoy.

En 1791 los franceses proclamaron una Constitución que seguía los principios de Rousseau y le dieron el poder a Robespierre. Pasaba por ser buena persona, un hombre justo y compasivo hasta el punto que le apodaron el Incorruptible, pero  cuando se encontró con un poder absoluto,  pensó que si él era bueno los que no estaban de acuerdo con él serían los malos. Con el poder que le daba la Constitución, prácticamente lo habían hecho dictador, mandó a 22.000 personas a la guillotina.

 Locke nos llevó a la democracia liberal  y Rousseau a los campos de concentración.

Enrique Gómez Gonzalvo, 16- 06- 2022, Referencia 612


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s