LA GUERRA CIVIL CONTADA PARA NIÑOS

                                  

  Los socialistas  explican así la Segunda República en los colegios: había una vez una república  democrática en la que se respetaban los derechos de los ciudadanos y, de pronto,  unos generales fascistas y unos curas carcas se rebelaron contra ella e iniciaron una  guerra  que duró 3 años y los golpistas se mantuvieron en el poder durante 40 años.

Nada más lejos de la realidad. La Guerra Civil,  no fue  una rebelión de la derecha cerril, fascista y militarista contra una bucólica  Segunda República, ilustrada y democrática.  Fue en su origen una lucha a la desesperada de la derecha religiosa, política y social para evitar su aniquilación por una izquierda sectaria y decididamente revolucionaria.

  La  Segunda  República nació enferma por voluntad de sus progenitores, pues debido a su escasa vocación democrática desde el principio decidieron que nadie salvo ellos tenía títulos para gobernar. Su primer error fue el empeño   en  erradicar el catolicismo del alma de la nación,  a lo que denominaron «la cuestión religiosa».  La quema masiva de iglesias y conventos tras su proclamación  no obedeció al impulso espontáneo de una masa ignorante sino que fue un objetivo premeditado.

De las dos corrientes que había en el PSOE, la que triunfó no fue  la moderada de Besteiro que disponía de un tercio del partido sino la de Largo Caballero y Prieto que se bolchevizó.

Tras perder las elecciones de 1933, ya en la oposición,  en una estrategia criminal y suicida  provocaron  el golpe de Estado  de 1934 con la Revolución de Asturias,  que fracasó.

Tras   la creación del Frente Popular en 1936, para provocar al ejército y desencadenar la guerra, los escoltas de Prieto asesinaron a Calvo Sotelo, jefe de la oposición.  Lo había anunciado Besteiro: “nos llevarán a la Guerra Civil, que además no están seguro de ganar”. Prieto lo comprendería más tarde cuando  en el exilio mejicano pidió perdón a los españoles por  haber organizado el golpe del 34.

El asesinato de Calvo Sotelo  disipó   las dudas que tenían muchos derechistas, entre ellos el General  Franco, sobre si debían mantener la lealtad a un régimen que azuzaba y permitía el asesinato del disidente.

Hoy, el Partido Socialista no reivindica la fracción moderada de Besteiro,  sino la de  Largo Caballero y de Negrín, que son las que  nos llevaron a la guerra civil.  Siguen con ese odio  patológico,  con ese   afán irracional de excluir a la derecha,  son  amigos de Venezuela y de la Habana,  pactan con los separatistas y los comunistas de Podemos para mantenerse en el poder y  no han renunciado a la revolución.

Enrique Gómez Gonzalvo, 5-06-2022, Referencia 231


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s