PROSPERIDAD O IGUALDAD

                                    

Todos deseamos prosperidad para cada uno de  los miembros de nuestra sociedad. Que todos disfruten  de un excelente sistema sanitario y educativo, que tengan pensiones y  salarios  lo más elevados posibles. Y que vivan  en una comunidad culturalmente  vanguardista, respetuosa con el medio ambiente,  solidaria con los más necesitados, con una vivienda adecuada y  que no haya pobreza ni en nuestro país ni en el mundo.

 La izquierda cree que nuestros problemas se solucionan con la intervención del Estado. Si hay un problema, por ejemplo con el precio del alquiler de la vivienda, se promulga una ley limitando su cuantía y ya está. Que el fracaso escolar es elevado, pues que se pueda pasar de curso con suspensos.

 La solución definitiva sería  un sueldo vitalicio a cada español desde el momento de su nacimiento. No  hay que esforzarse ni en el estudio ni el trabajo. Para eso está el Estado y vivimos en Occidente. “La vida es de color rosa, coño” que diría Bermejo, aquél ministro de Zapatero.

El problema es que todos los servicios hay que pagarlos. Como ricos hay pocos no hay más remedio que pague la clase media a través de los impuestos, pero la experiencia demuestra que así se ahoga  el crecimiento económico y sin crecimiento no hay tarta. Además “como el dinero público no es de nadie”, aumenta la corrupción.

La derecha ilustrada sabe que   prosperidad e igualdad son objetivos incompatibles, que si hay igualdad no puede haber prosperidad, que en los Estados Unidos hay prosperidad pero no igualdad. Y, sabe también,  que lo que conduce al bienestar es la prosperidad no la igualdad.

Para alcanzar el bienestar colectivo hay que reducir el intervencionismo estatal a la mínima expresión. Que sea la propia sociedad y no los políticos y los burócratas los que se hagan  cargo de    esos servicios tan esenciales como la educación, la sanidad o las pensiones. Que solo quede en manos del Estado lo que no se pueda traspasar, como la defensa nacional y poco más. Que el dinero, como dijo Pizarro  donde mejor está es en el bolsillo de los españoles. Eso es lo que han hecho los países en los que la  mayoría de las personas viven como confortables clases medias.

El mundo en que vivimos es el mejor de todos los mundos posibles,  se puede corregir y mejorar, pero el gobierno no puede gastar más de lo que ingresa sin que al final sobrevenga la catástrofe.

Los atajos de la izquierda no sirven.

           Enrique  Gómez Gonzalvo,  28-04-2022 Referencia 485


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s