ENERGÍA NUCLEAR: IDEOLOGÍA O ECONOMÍA

                      

En el actual gobierno,  en el marxismo y en todos los sistemas  social comunistas prima la ideología sobre la economía. Ustedes me dirán que esto no ocurre en Portugal donde también gobiernan los socialistas. Sí, pero allí no han pactado con los comunistas.

 Marx decía que la genética era una ciencia burguesa y extranjera inventada por un sacerdote (se refería a su contemporáneo Mendel, creador de las leyes que llevan su nombre) y añadía  que los cambios en los seres vivos no se producen por alteraciones genéticas sino a consecuencia de variaciones en el medio ambiente. Así llegó a la conclusión que un cambio   revolucionario podría modificar  el carácter de un pueblo, dicho de otra manera, que la revolución bolchevique  crearía el homo soviético.

La teoría de Marx fue sancionada por la Academia Lenin de Ciencias Agrícolas,  se prohibieron las investigaciones sobre genética  y la ciencia se detuvo durante los siguientes 50-60 años.

 Los comunistas, para denigrar al capitalismo porque no    pueden negar las bondades del capitalismo, tienen  que dejar muy claro que el crecimiento de la economía mundial se produce  a costa del planeta, por lo que hay que buscar modelos de producción y consumo que no pongan en riesgo el medio ambiente.

 La energía nuclear es limpia y segura. La posibilidad que se produzca un chernóbil en las centrales nucleares europeas es prácticamente nula y  tampoco produce gases de efecto invernadero, es decir, que no contribuye al cambio climático, sin embargo siempre  ha tenido mala imagen. La gente la relaciona con la bomba atómica, por eso la izquierda y los ecologistas han encontrado en este tipo de energía   un motivo tremendo para la movilización del voto, pues  la explotación de las emociones  primarias siempre resulta muy eficaz en manos de políticos desaprensivos.

Esta  es la razón por la que el actual gobierno de Sánchez  tomó  la decisión de continuar con el apagón nuclear y proyecta cerrar todos los reactores entre 2027 y 2035,  mientras   compramos la energía nuclear a Francia.

 No piensa igual  China, que va a construir  150 reactores nucleares en 15 años y se convertirá  en la primera potencia energética del mundo. Tampoco Francia, que, con 56,  es el país  con más reactores  de Europa y ya ha anunciado la construcción de otros nuevos. Hungría, Chequia, Finlandia, Rumanía o Bulgaria también   han mostrado su intención de seguir ampliando su parque nuclear. Y la Comunidad Europea ha dictado una resolución para incluir entre las energías verdes a la nuclear junto a la hidroeléctrica, la fotovoltaica o la eólica.

Solamente  aplauden a Sánchez  Rusia y China que desean la debilidad económica de Occidente.

           Enrique Gómez Gonzalvo  17-04-2022 Referencia 512


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s