ÉXTASIS MÍSTICOS, LEVITACIÓN, ANACORETAS Y APARICIONES

Los éxtasis místicos son episodios parecidos a los   éxtasis chamánicos de los cazadores paleolíticos. Santa Teresa lo   describió  como un estado de intenso placer, de felicidad. Como si  un dardo de oro con una punta de hierro le atravesara el pecho produciendo un dolor intenso, sin que ella quisiera evitarlo y acompañado de un amor inmenso a Dios en una situación muy placentera. Algo  análogo a la que experimentan determinados pacientes epilépticos en los segundos previos a la crisis.

En el curso de algunos éxtasis puede producirse lo que se conoce con el nombre de  levitación. Es la sensación de elevarse en el aire o de ser transportado a las alturas, algunas veces por una corte de ángeles.

 Muchos fundadores de religiones han tenido también experiencias místicas diversas en sus periodos de aislamiento, tanto  Jesús que se retiró al desierto  40 días y 40  noches como  Mahoma que lo hizo a una cueva. En ambos casos se produjeron  un gran aislamiento sensorial.

Personas que por enfermedad o accidente han estado próximas a la muerte y por maniobras de reanimación o espontáneamente vuelven a la vida, describen una situación parecida al éxtasis. Refieren  una sensación de paz, de felicidad, de ir por un túnel oscuro al final del cual hay una luz blanca, brillante, con la sensación de sentirse fuera del cuerpo. La interpretación médica es que  el estrés estimula las estructuras del lóbulo temporal y no hay situación que produzca mayor estrés que la proximidad de la muerte.

En las situaciones en que hay una privación sensorial casi absoluta por aislamiento prolongado es frecuente la aparición de la Virgen María. Es lo que les ocurría a  los anacoretas del desierto en los primeros siglos del cristianismo, a los pastorcillos en el campo y a personas perdidas en alta mar o  en el desierto. Esto ocurre porque el cerebro está hecho para procesar información y cuando no la tiene la inventa.

También pueden ocurrir en el curso de  ejercicios extraordinariamente intensos y  en situaciones de gran dolor  o de  shock por ejemplo  por la muerte de un familiar.

En medicina hay  descrito un síndrome que se caracteriza por hipo sexualidad, conversiones religiosas súbitas y  preocupaciones filosóficas o religiosas exageradas que coinciden con los síntomas que aparece en los místicos de todas las religiones.

En los casos de apariciones o de seres con los que entran en contacto son siempre de la religión  que practican o en la que creen, de manera  que en un católico nunca ha aparecido Mahoma y en un mahometano o en un budista nunca ha aparecido  Jesucristo o la Virgen María. Los agnósticos y ateos decían que  eran abducidos por seres extraños.

Los neurólogos  no creyentes dicen que estas experiencias no proceden de la divinidad, no vienen del exterior, son construcciones de nuestro cerebro. No son experiencias patológicas, no se trata de ninguna  enfermedad. Algo, que es materia, genera experiencias espirituales.

Se pueden provocar por diversos procedimientos, pero en todos los casos  hay  estimulación o excitación de las mismas células del lóbulo temporal.

Enrique Gómez Gonzalvo 10-04-2022 Referencia 257


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s