LA IGUALDAD ECONÓMICA

                                            

La izquierda, que tiene como eje fundamental en su ideología la defensa de la igualdad económica, al ser furiosamente igualitaria considera el capitalismo y la democracia  como sistemas intrínsecamente perversos.

 Marx, que fundamentalmente era un filósofo, reducía la historia del hombre a la economía. Solo le interesaban los temas económicos, es lo que él llamaba   la concepción materialista de la historia. Consideraba que el precio,  lo que determina el valor de las cosas,  es el tiempo empleado por el trabajador, por lo que la plusvalía  que se la apropiaba el dueño de los medios de producción era un robo al proletario.  

La solución que proponía consistía en suprimir el comercio, el dinero y la burguesía, si era necesario mediante la violencia. Se  autoproclamó  el hombre providencial que aboliría para siempre la explotación del hombre por el hombre. Él, con sus teorías terminaría con el tiempo del Mal, vendría la salvación de los pobres y la eternidad del Bien, es decir, el cielo en la Tierra. Lo recoge en un verso  La Internacional “es el fin de la opresión”. 

En el fondo Marx  tuvo  la tentación luciferina de “ser como Dios”, para mandar sin límites y  crear un hombre nuevo, sin más leyes que su voluntad y sin el menor respeto a la libertad.

La  corriente moderada del marxismo,  propuso la combinación de ambos sistemas, capitalismo y socialismo. Con  una intensa intervención del estado en economía, sin  conseguir la igualdad total, se  garantizaría la satisfacción de las necesidades mínimas. Es la llamada socialdemocracia, a lo que ellos llamaron Estado de bienestar.

Nadie discutió,  y menos la derecha, que el Estado atendiera las necesidades mínimas de los más desafortunados, pero ocurre que, conforme la conciencia buenista se afirmaba, cada vez se atendían más necesidades precisando impuestos  más elevados.  Una vez que se ha decidido que es de justicia que el Estado cubra tal o cual necesidad, por extravagante que sea, no hay circunstancia económica adversa que disculpe dejar de satisfacerla. Si las subvenciones y las ayudas sociales siguen subiendo, se puede llegar al punto que, a los que reciban tantos ingresos, no les compense trabajar.

A base de incrementar una y otra vez los derechos a todo el mundo  y subir los impuestos para poder atenderlos, ya no bastó esquilmar a los ricos,  se hizo necesario saquear  la clase media.  A esa  gente que, gracias a su ahorro y a su esfuerzo,  logró salir un día de  la pobreza.

Los nuevos contribuyentes  no entienden que, además de pagar sus propios servicios sociales,   tienen que pagar los  de otros ciudadanos,   que, a su vez,  necesitan menos esfuerzo que el que ellos precisaron   para conseguirlos.

Esta es la razón del fracaso también de la socialdemocracia.

          Enrique Gómez Gonzalvo, 7-04-2022,  Referencia 216


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s