EL PRECIO DE LA ENERGÍA

                                   

Son muchos los que piensan que la energía, además de no contaminar,  debería ser barata para las familias y para que nuestra industria fuera competitiva, a la vez que se evitaba la dependencia de potencias extrajeras no aliadas de Occidente. Pues no Señor. En el  actual Gobierno social comunista prima la ideología,  la lucha contra el cambio climático, la des carbonización y  la transición energética. Sánchez sigue la política de Rodríguez Zapatero  cuando le dijo a Ramón Tamames en la crisis del 2008: déjese estar Tamames que el verdadero problema no es la prima de riesgo sino el cambio climático.

El resultado de esta política es que,  por querer ser los más  verdes de Europa,  somos  los que pagamos la energía más cara.  No utilizamos suficientemente las energías más baratas que  son la nuclear, la hidroeléctrica y el carbón, por motivos ideológicos y, en cambio, somos pioneros en las más caras, que son las renovables, la eólica y  la solar.

En el año 2018  la  fuente de energía más consumida en España fue el petróleo  que representó  casi el 50 % del total. Los combustibles fósiles en total alcanzaron el 77 %,  la  nuclear el  12 % y las renovables el 11 %. Y, aunque somos líderes en Europa con 1.200 embalses, hemos dejado de hacer pantanos porque, ahora, son considerados franquistas.

 Siguiendo las recomendaciones de la Agencia 2030 de las Naciones Unidas, debemos liberarnos de los combustibles fósiles y reducir las emisiones de efecto invernadero. Por ello se han suprimido las prospecciones   petrolíferas en todo el territorio nacional, incluyendo el golfo de Valencia, el golfo de Vizcaya y las aguas territoriales de Canarias. No utilizamos  la fracturación hidráulica o tracking, que es una técnica absolutamente segura y probada en los Estados Unidos, para obtener gas y petróleo. Se persigue al automóvil aunque la gasolina contamina ahora la décima parte que hace 40 años. La consecuencia es que  los usuarios, para financiar el desarrollo de las energías renovables, han pagado en diez años 30.167 millones de sobrecostes en el recibo de la luz.

 Cada país toma  las recomendaciones de las Naciones Unidas como le da la gana, pues la misma Agencia  reconoce  que “los Estados tienen soberanía plena sobre su riqueza, recursos y actividad económica y cada uno puede fijar sus propias metas nacionales”. Pero,   Pedro Sánchez la ha convertido en su programa de gobierno y ha encargado su desarrollo al secretario general del Partido Comunista Enrique Santiago,  ex asesor de la guerrilla colombiana.

En cuanto a las predicciones y recomendaciones del movimiento ecológico que recorre el mundo no se puede tomar muy en serio, al menos en los que se refiere a su ídolo, Greta  Thunberg, una niña sin escolarizar. No hay conclusiones científicas debidamente contrastadas, todo son suposiciones y especulaciones.

Salvo los muy jóvenes, todos recordamos la catástrofe del Prestige que se produjo el 12 de noviembre del 2002. Según las organizaciones ecologistas las costas gallegas nunca más volverían a ser como antes. Sólo cuatro años después, el Centro para la Prevención y la Lucha contra la Contaminación Marina (Cepreco) declaraba en un informe oficial: «La situación ambiental en la Costa de la Muerte está normalizada, habiéndose finalizado las tareas de restauración y limpieza del vertido, la situación ambiental en la Costa de la Muerte está normalizada.  El 12 de noviembre de 2004 el alcalde de Mugía declaraba a Europa Pres «La catástrofe del Prestige no ha afectado en absoluto al funcionamiento del sector pesquero”.

      Enrique Gómez Gonzalvo  3-04-2022 Referencia 396


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s