EL ODIO DEL PARTIDO SOCIALISTA A LA DERECHA

                         

Desde la Transición lo más importante para el Partido socialista  no ha sido la existencia misma de España, la unidad de la nación española,  la defensa de la Constitución,  la igualdad de  los españoles ante la ley, la falta de lealtad de algunas comunidades autónomas ola imposibilidad de estudiar en español en todo el territorio nacional, etc. Lo más importante, lo único importante era evitar  que la derecha, el Partito popular, Ciudadanos o VOX,  llegara al poder.

En la deriva separatista de Cataluña,  el  Partido socialista y el Partido popular  pudieron  pactar  que en los debates de investidura  ninguno de los dos partidos mayoritarios  se opusiera  al candidato que hubiera ganado las elecciones. Pudieron intentar  una reforma constitucional para que el presidente del Gobierno fuera elegido por sufragio universal directo para no depender  de los votos nacionalistas. Pudieron hacer muchas  cosas contra el separatismo y no las hicieron.

Felipe González, tras perder las elecciones en 1996  a consecuencia de la corrupción, escribió conjuntamente con Juan Luis Cebrián  el libro El futuro no es lo que era, publicado en el 2001. A pesar de que en las Olimpiadas pagadas por todos españoles, Jordi Pujol  había tratado  de convertirlas en un acto separatista y antiespañol para evitar la mayoría absoluta de la derecha,   la única salida consistía en  suscribir una alianza estratégica con los nacionalistasvascos y catalanes.  Por esto le dijo Felipe  González en un mitin a Nicolás Redondo: Nicolás, no te equivoques, nuestro aliado es el PNV. Y por esto calló   cuando Carod Rovira negoció con Ternera para que ETA matase en Aragón y no en Cataluña.

Los sucesores de Felipe González,   Zapatero y  Sánchez han seguido en la misma línea de odio a la derecha y  antes que con el Partido popular han preferido pactar con los comunistas de Podemos, con los comunistas sucesores de ETA  y con los separatistas vascos y catalanes. Volvieron  al rencor de hace 40 años  que no existía desde que se inició la transición.   

Sus prioridades  de gobierno han sido  sacar a Franco del Valle de los Caídos,  el cambio climático, el feminismo, la ideología de género, la promoción de las lenguas regionales  y  contentar a las comunidades autónomas  separatistas.  

Si el pensamiento de Marx se reducía a odiar al rico, la base del Partido socialista ha sido y continúa siendo el odio enloquecido e irracional al principal partido de la oposición.

             Enrique Gómez Gonzalvo 29-01-2020 Referencia  520


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s