ESPIRITUALIDAD, RELIGIÓN Y NEUROCIENCIA

                  

Espiritualidad y religión son conceptos  diferentes. Espiritualidad  es un concepto más amplio que  religión.  No existe  religión sin espiritualidad, pero sí espiritualidad sin religión. Es el caso del budismo, del jainismo o del taoísmo, que son experiencias profundamente espirituales, pero no son religiones  porque no tienen dioses. Actualmente en Europa hay una disminución del fenómeno religioso y un resurgimiento de lo espiritual  no religioso.

 Las religiones nacen para relacionarnos  con esos seres superiores, que llamamos “dioses”,  para influirles en sus relaciones, aplacar su ira, conseguir   favores y  conocer  nuestro incierto futuro.   ¿Qué es un dios para un hombre? lo más parecido a lo que es un padre para un niño. El niño quiere el amor y la protección del padre y, los dioses como los padres, después de crear al hombre exigen su sumisión.

La espiritualidad es una facultad de la mente como  el lenguaje, la música o la inteligencia y como tal tiene un sustrato anatómico. Existe una espiritualidad religiosa, pero también hay una espiritualidad laica.

 Como ocurre con todas las facultades mentales hay personas con  una gran espiritualidad, mientras que en otras su desarrollo es muy pobre.  Según los estudios realizados con gemelos, en gran parte   es heredada, aunque  el entorno,  la cultura y la sociedad en la que la persona se desenvuelve juegan  un papel esencial en su desarrollo.

La religión,   al contrario que la espiritualidad, es sobre todo una construcción social, pero aunque mucho más débil,  también tiene un componente genético por lo que todo intento  de extirpar las religiones fracasará.

La universalidad del hecho religioso y la pervivencia  de las religiones a lo largo de la historia se deben a que la religiosidad y las ceremonias religiosas forman parte de esos rasgos culturales que se encuentran prácticamente en todas las culturas.  Son como  el sistema familiar, la institución del matrimonio,  los derechos  de propiedad y  algunos tabúes como el parricidio o el incesto.  Su persistencia se debe a que   han favorecido la supervivencia de la especie, y aunque algunos hayan tenido su faceta negativa como ocurre con las religiones, han sido un factor enriquecedor para la humanidad. En caso contrario no existirían porque  la naturaleza tiende a eliminar lo superfluo.

 La Neurociencia no nos puede ayudar a comprender  el hecho religioso. El intento de conciliar la fe y la razón en las dos grandes religiones monoteístas, el Cristianismo y el Islam, ha fracasado. En el primero lo intentó Santo Tomás de Aquino y en el segundo el español Averroes que terminó exiliado en Egipto. Tienen razón los creyentes, cuando dicen, que a Dios no se le conoce mediante   

 la razón sino  con la revelación.

    Enrique Gómez Gonzalvo 21-12-2021 Referencia 505


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s