TONTOS HAY EN TODAS PARTES

                                  

Responsables de la situación actual en Cataluña no sólo son el 47,5 % de los catalanes  que votan a partidos  independentistas sino todos los españoles que dicen que hay que  buscar   el “acomodo” de Cataluña en España porque hay “hechos diferenciales”. Los que dicen que  los catalanes son diferentes quieren decir que son superiores porque si no se consideraran superiores ¿para que querrían ser diferentes? De esa creencia han pasado a la xenofobia y al odio al extraño.

Rafael Ansón ha dicho que  “Cataluña es diferente y no se la puede tratar igual”.  Herrero de Miñón afirma que “si la Constitución reconociera la personalidad de Cataluña, los independentistas disminuirían”. Iceta  que  “Felipe González es consciente de la necesidad de reconocer la singularidad catalana”.  García-Margallo, ex ministro con Rajoy, que “la singularidad catalana se puede reforzar con una ley de lenguas y con la conversión del Senado en una auténtica cámara territorial”.  Zapatero cree en la necesidad de reformar   la Constitución para admitir la “singularidad de comunidades como la catalana”. Para Antonio Garrigues “Cataluña tiene que sentir la profunda admiración del resto de España por todo lo que ha hecho….”

Montilla, nacido en Córdoba,  por estas cosas de la política llegó a ser Presidente de la Generalidad gracias a los votos de los inmigrantes de Santa Coloma de Gramanet y del cinturón industria de Barcelona. Entonces, traicionando  a sus votantes,  a su familia, a su tierra y a España,    dobló las multas a los que rotulaban su comercio en español aunque él  no hablaba bien el catalán.

En cuanto al clero, los obispos catalanes, y también los  vascos,  han sido los primeros abanderados del nacionalismo. Pero no solo los obispos, hubo curas que el día del referéndum ilegal celebraron misas poniendo las urnas al lado del Altísimo, junto al sagrario y con la estelada en el campanario.

 El prototipo actual de cura catalán es un varón entrado en años, heterodoxo en materia espiritual, partidario de la ordenación de las mujeres, contrario al celibato, liberal en materia sexual  y nacionalista radical. Para que triunfara el próces, ni  los escándalos sexuales  de la Casa de Santiago ni la de  los maristas provocaron  la más mínima reacción pública por parte del arzobispado de Barcelona o de la Conferencia episcopal tarraconense.

Los sabios redactores de la Constitución, además del  establecimiento del Estado de las autonomías,  hicieron toda clase de concesiones para contentar a los nacionalistas como la Ley electoral y el Concierto  vasco y navarro, inconcebible en un Estado moderno porque rompe la igualdad de los españoles ante la ley. Paso a paso  se han ido añadiendo competencias al Estatuto catalán con las mayores cuotas de autogobierno de Europa y el Estado ha quedado reducido a su mínima expresión.

Ninguno comprendió que,  para el independentismo, toda conquista constituye únicamente una plataforma en la que apoyarse para plasmar una nueva reivindicación.

Efectivamente, tontos hay en todas partes.

Enrique Gómez Gonzalvo 6-12-2021, Referencia 370


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s