DESCENSO DE LA NATALIDAD

                                   

 Desde 1980 se ha producido en casi todo el mundo, y especialmente en Europa, un brusco descenso de la natalidad que nadie había previsto. España como otros muchos países, si no tenemos en cuenta la inmigración,   está perdiendo población.

 No es un problema económico. Nuestros padres y abuelos, con unas rentas muy inferiores, tenían 3 y 4 hijos por familia. Las ayudas económicas destinadas a incrementar la natalidad que se han aplicado en países como Suiza y Alemania han dado un resultado insignificante. Habría que dar tanto dinero a los jóvenes para que quisieran tener hijos que el Estado se arruinaría.

El problema es más profundo. Durante toda la historia del hombre, en todos los pueblos y  culturas, se ha considerado la maternidad y la paternidad un valor absoluto. Como consecuencia, la institución del matrimonio que vinculaba a un hombre y una mujer para engendrar hijos y educarlos, ha persistido  durante miles de años porque ha sido eficaz para la conservación de la especie.  Las mujeres, por razones biológicas,  se dedicaban primordialmente al cuidado de sus hijos.

 Esta situación  ha cambiado profundamente en la actualidad. Desde la Segunda Guerra Mundial  la mujer se ha incorporado al mundo laboral y, es evidente, que compatibilizar la maternidad y el trabajo fuera del hogar es muy complicado. Además, y es lo más importante, se ha producido un profundo cambio de valores  en todo lo relacionado con la familia, el amor, el sexo y hasta en el sentido de la vida. La consecuencia  es que tener hijos y fundar una familia no es en nuestro tiempo un objetivo primordial como  lo era antaño. Nos creemos tan modernos que prescindimos de esas antiguallas

  El ataque al matrimonio y a la familia es constante en la sociedad actual.  B. Simona de Beauvoir condenó la maternidad como una degradante servidumbre biológica. Alfredo Kinsey llamó a la liberación sexual total. Para Erich Fromm la familia burguesa es un microcosmos fascista, engendrador de la “personalidad autoritaria”.

En la actualidad prevalece  la filosofía hedonista, que  es la vida sin ataduras “como si no hubiera mañana”. Los estudiantes de mayo del 68 francés decían que bajo los adoquines de la estructura familiar rígida estaba la playa del sexo sin responsabilidad.

La socialdemocracia intentó con su ingeniería social   reemplazar a la familia por el Estado y el resultado es una sociedad donde la mayoría de las personas viven solas.

El feminismo radical,  tan defendido por algunas ideologías políticas y que se basa en criminalizar al varón, ha agravado la situación.  Considera a la familia tradicional como una institución básicamente opresiva para la mujer. Afirman que, hasta hace relativamente pocos años, las mujeres eran víctimas de la opresión del heteropatriarcado que las obligaba a dedicarse exclusivamente a la maternidad y las tareas domésticas. Aseguran  que la liberación femenina no será completa hasta que las diferencias socioculturales entre los sexos no hayan sido abolidaspor completo.

Todo ello ha hecho que las curvas de natalidad se vayan hundiendo a la vez que las de nupcialidad.

             Enrique Gómez Gonzalvo,  21-11-2021, Referencia 487


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s