DEMOCRACIA MADURA

                                    

La democracia precisa de una norma jurídica suprema, la Constitución, a la que deben estar sometidos todos los ciudadanos e instituciones, incluyendo la Jefatura del Estado y las Comunidades Autónomas. Es lo que garantiza   la igualdad ante la ley y en esto  esto radica la grandeza de la democracia, en que sean iguales  el que ha nacido en un palacio o  en una chabola.

 Si tuviéramos una democracia avanzada, esa igualdad nos impediría hablar de los derechos históricos, de los derechos de los homosexuales,  de los derechos de las mujeres  o de los derechos de los cojos. Esos derechos no existen o, al menos, no deberían existir.  Los derechos son siempre de los individuos,  de todos y cada uno de los ciudadanos,  como personas, no por pertenecer a un colectivo.

Todos,  vascos,  catalanes, castellanos o manchegos, pensando de manera diferente, con una manera de ser diferente, sintiéndose diferentes, aceptarían vivir juntos porque, por encima de las diferencias, todos  somos españoles e iguales ante la ley y esto es la base de la civilización, de la modernidad y de la convivencia.

Aceptaríamos definitivamente la reconciliación que se produjo en la Transición entre los dos bandos de la Guerra civil. Ningún partido consideraría solo buenos a los que la perdieron    y gentuza a los del bando nacional y nadie  intentaría  generar nuevos odios y volver a la lucha fratricida para sacar provecho político.

No tendríamos un Gobierno con 5 ministros comunistas, cosa que no ha ocurrido en ningún país europeo desde finales de la Segunda Guerra  Mundial si exceptuamos la breve experiencia en un gobierno  en tiempos de Mitterrand allá por el año 1981 y que tan malos resultados obtuvo.

Aceptaríamos nuestra historia con sus episodios buenos y menos buenos, no como nos hubieran gustado. Haríamos como los franceses que no han sacado a Napoleón de Les Inválides, a un kilómetro de la Torre Eiffel, a pesar  que en sus guerras murieron o quedaron inválidos un tercio de los jóvenes de su país.

Habríamos  desarrollado el Plan Hidrológico Nacional de Aznar, derogado por los socialistas en el 2005, que habría dado cohesión a España, disminuido  la desertización que afecta al 50 % de nuestro territorio y mejorado las emisiones de gas causantes del efecto invernadero.

No rechazaríamos nuestras tradiciones ni nuestra fiesta nacional porque  la tauromaquia, aunque viene de la antigua Grecia (donde encontramos el toro pintado en muchos restos arqueológicos), es nuestra fiesta y todo lo del toro está muy ligado a nuestra historia,  desde Goya hasta Picasso y García Lorca  que dijo “los toros es la fiesta más culta que hay en elmundo”.

       Enrique Gómez Gonzalvo  9-11-2021 Referencia 466

.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s