LA ESTUPIDEZ HUMANA

                                

Ya lo escribió Carlo Cipolla: la estupidez es el rasgo más peligroso del ser humano. Una persona estúpida es aquella que causa pérdidas, a otra persona o grupo de personas, sin obtener ninguna ganancia para sí mismo e incluso incurriendo en pérdidas.

 Decía Cipolla que la estupidez viene determinada genéticamente y  es extraordinariamente frecuente en todas razas, sexos, nacionalidades,  profesiones y  épocas.  El número de estúpidos siempre es muy superior a lo que nos imaginamos.

El principio de Hanlon, establece que “nunca atribuyas a la maldad lo que se explica adecuadamente por la estupidez”. Es el origen de la mayoría de los más graves errores que cometen los seres humanos.

Las ideologías estúpidas  son como jaulas de las que no se puede salir e impiden pensar, discurrir, dudar y razonar. Así son las ideologías izquierdistas y los diversos socialismos y comunismos. Cuando la estupidez individual se combina con esas ideologías sus efectos son devastadores.

Para Ricardo Moreno Castillo  la estupidez es el verdadero motor de la historia.  Dice  que los llamados valores progresistas son formas de estupidez que se han instalado  profundamente en la conciencia de la mayoría de la gente,   en el Estado, en la Iglesia y en el cuarto poder. Lo mismo que ocurrió en otras épocas con  los diversos fanatismos religiosos (al fin y al cabo la izquierda es una forma de herejía del cristianismo).

La estupidez izquierdista ha causado tragedias, maldades, desgracias y genocidios que han afectado a  millones y millones de seres humanos. Y lo paradójico del asunto es que todavía las diversas utopías intervencionistas siguen teniendo buena fama y predicamento.

 Álvaro Vargas Llosa en el  “Manual del perfecto idiota latinoamericano”, llamaba  idiota al que cree que él es pobre porque otros son ricos. Al que piensa que la historia es una  conspiración de malos contra buenos en la que los malos  siempre ganan y los pobres  pierden. También, al  que busca   coartadas y chivos expiatorios (el imperialismo, el neocolonialismo, las multinacionales, los especuladores,  el Pentágono, la CÍA, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, etcétera). Al que se siente  siempre en la cómoda situación de víctima para no tener mala conciencia,  perpetuándose y eternizándose en el error.

 Inteligentes, según Cipolla, son  los que obtienen ganancia para  él y para los demás. Malvados a los que obtienen ganancia propia y perjuicio  a los demás. Incautos  los que se producen perjuicio a  si mismos y ganancia a los demás.

Enrique Gómez Gonzalvo Terminado 2-10-2021 Referencia 462


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s