LOS ERRORES DE LA ILUSTRACIÓN

                                

La Ilustración es la culminación del racionalismo renacentista. Es el espíritu del Renacimiento llevado hasta sus últimas consecuencias. Representa  el triunfo de la razón sobre la superstición.

Es cierto que  puso los cimientos mentales para una  sociedad laica, abierta y tolerante, de una  sociedad regida por la libertad política y la igualdad civil. Pero la Ilustración cometió muchos errores, quizá el mayor  fue la creencia en la bondad natural del hombre.  Esta idea  viene de Rousseau, que nos dijo, en su obra el Buen salvaje,  que el hombre es bueno, pero que lo corrompe la sociedad. Creía  que,  combatiendo la ignorancia,  la superstición y la tiranía, mediante la razón y la educación, se crearía un hombre nuevo en  un mundo feliz.

 El segundo error fue el optimismo. El ilustrado pensaba  que la naturaleza es una especie de máquina perfecta que lo hace todo bien y donde no hay errores. Cree  que el hombre con el pasar de los siglos se va perfeccionando, así llegará un momento en que se habrá construido  una especie de paraíso en la tierra.

Pensaban  que la Naturaleza había  creado al hombre para que fuera feliz. No es verdad. No hemos nacido para ser felices, el objetivo de la vida humana, como el de   todos los seres vivos es, solamente, la supervivencia.

También se equivocaron cuando, al rechazar las religiones reveladas y al considerar que todas religiones valen lo mismo,  equipararon  el cristianismo con el islam.

Finalmente, la ilustración produjo  un rebrote del nacionalismo. Es el regreso a la tribu  debido al temor y la inseguridad que siente el hombre ante el incierto futuro. Pero esa tribu, que acoge paternalmente al individuo y  a la que  quiere volver, no ha existido nunca. Es una quimera,  un  mito, que además, inevitablemente, genera violencia.

Para Rousseau, al que se le considera el paradigma de la Ilustración, el origen del Mal con mayúsculas, estuvo en la aparición de la propiedad privada, que creó fronteras entre los hombres y trajo como consecuencia  la aparición del poder, de la jerarquía y de la competencia. No se dio cuenta que, la defensa de la propiedad,  de las   ideas, del derecho de  reunión, de asociación o de expresión, es la defensa de la libertad.

Siguiendo a Rousseau, si los hombres cedieran todos sus derechos a la comunidad, como explica en el contrato social, el Estado tendría  un poder absoluto sobre el individuo. La Escuela de Salamanca y  Locke propugnaron las libertades individuales.

De la Ilustración surgieron dos vías. La que creía en los derechos individuales, nos condujo as liberalismo. Pero la que pensaba  que los derechos individuales  no existen,  que lo fundamental son los derechos colectivos,  que el individuo no cuenta, que incluso se puede  sacrificar una generación si ello es bueno para el Estado, nos llevó  al nazismo y al comunismo.

      Enrique Gómez Gonzalvo   30-08-2021 Referencia 447


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s