EL PROGRESISMO

                                             

El  progresismo, como  el romanticismo en el siglo XIX, el movimiento hippie en la década de los 60 y, como todos movimientos contraculturales,  se opone  a los valores culturales e ideológicos  más comunes que en ese momento existen en  la sociedad.

 Para algunos se trata  es una religión laica, pero una religión al fin y al cabo, con sus dogmas, sus profetas, sus verdades reveladas y sus medios de comunicación. El evangelio de esta religión, que es el diario El País,  dicta a sus feligreses lo que tienen que pensar sobre los asuntos del día y les evita la pesada carga de hacerlo  por su cuenta. Mientras,  La Sexta Tv, ataca por la mañana, por la tarde y por la noche a todo el que  se oponga a la línea progre. Los  distintivos  del progre son las camisetas del Che Guevara en ellos y los pañuelos palestinos en ellas.

 Por alguna extraña razón, ninguno de los referentes intelectuales de la progresía contemporánea se siente obligado a observar en su conducta privada aquello que exige con tanta fiereza a los demás.

En  nuestra sociedad, como en todas, hay cosas  que son verdad y hay que defender y cosas que no son verdad y por tanto rechazar. Las ideas progresistas coinciden en gran parte con el marxismo. Van en contra del capitalismo, del libre mercado, de la familia como organización social, de los principios que tradicionalmente han defendido las clases conservadoras.

En la prensa  y en las tertulias televisivas  no se puede decir lo que no es políticamente correcto, que es lo que molesta a los progres. No se puede presumir de ser católico, heterosexual  o de derechas. No se puede decir  que la recuperación de la  memoria histórica solo sirve para  dividir de nuevo a los españoles. Que la propiedad privada y el capitalismo son elementos imprescindibles para el progreso económico.

Tampoco se puede afirmar  que la familia  ha existido en todas las sociedades y en todas épocas históricas porque es la mejor forma de organización social y  porque es donde cada miembro se siente amado por el resto. Ni que desde hace 3.000 años con el código de Hammurabi y posteriormente con los 10 Mandamientos de Moisés, existen  unas normas morales,  que se han trasmitido de generación en generación y que protegen la vida y la propiedad.

En el pensamiento progre está bien vista la homosexualidad, la infidelidad, el aborto, la promiscuidad exacerbada y en general cualquier conducta contraria a la esencia de la familia tradicional. Todas ellas  se consideran  expresiones altamente enriquecedoras del ser humano.  El ataque a  la propiedad privada en beneficio de un “interés público”, la masiva intervención estatal en asuntos privados como la enseñanza, son   elementos imprescindibles para el progreso de la sociedad.

El progre dice que el verdadero comunista nunca ha existido. La culpa del fracaso   de los llamados regímenes comunistas no es de las ideas sino de las personas. Como máximo admiten que a Stalin o a Mao “se les fue la mano”  en las  ejecuciones  de contra revolucionarios.  Su idea básica es que  “otro mundo es posible”.

 Lo que es seguro  es que   sería  peor.

                           Enrique Gómez Gonzalvo Terminado 24-08-2021 Referencia  442


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s