LO PEOR DE LA LEYENDA NEGRA

                               

Raymond Arán decía que las relaciones entre los estados se basan en que los que pueden hacerlo imponen su voluntad.  Las relaciones internacionales no son  una cuestión de buenos o malos, de si nos quieren o nos nos quieren, es un problema  de reparto del poder. Cada nación, al defender sus intereses, entra en colisión con  otras naciones y para conseguir la victoria utiliza los procedimientos que considera convenientes incluyendo la guerra.

La Leyenda Negra contra España se produjo porque los españoles eran más poderosos y nuestros enemigos querían arrebatarnos el poder. Un país   con 6 millones de habitantes (5 la Corona de Castilla y 1 la de Aragón)  había  descubierto, conquistado y evangelizado  un continente. Si no nos podían derrotar económicamente, militarmente o culturalmente, para ocultar su enorme frustración,  era inevitable que  sus enemigos acudieran a lo que ahora llamamos la guerra sucia. Por eso nos atribuyeron toda clase de defectos, solo que  habíamos tenido suerte. Algo parecido ocurrió con los alejandrinos en relación con los romanos y a los europeos con los actuales Estados Unidos.

La Leyenda surgió en Italia  porque allí había comenzado la expansión del Imperio español coincidiendo con el florecimiento del humanismo renacentista. Anidó especialmente en el mundo protestante porque se convirtió en un arma en la guerra de reformistas contra la Iglesia católica y España era el buque insignia del catolicismo. Finalmente, en el siglo XVIII, los enciclopedistas franceses llegaron a la conclusión  que España no había aportado nada al acervo cultural de la humanidad y que éramos un pueblo ignorante  que despreciaba la ciencia.

Lo intolerable e inaceptable es que esa Leyenda viniera teñida de racismo. Nos consideraban una raza inferior por habernos contaminado con la sangre de  moros y judíos a consecuencia de nuestro pasado musulmán y de la proximidad a  África. De ahí vino la frase  “África empieza en los Pirineos” atribuida a Alejandro Dumas.

Lo peor, lo que diferencia a nuestra Leyenda Negra  de las que sufrieron otros imperios, lo que no ha ocurrido en ningún otro país ha sido que la mayoría de las élites intelectuales aceptaron la argumentación de nuestros enemigos. Que España era un país más intolerante que los demás, que era una vergüenza entre las naciones desarrolladas.

Esto  ocurrió  con los ilustrados del siglo XVIII, con los hijos de los ilustrados, con los nietos de los ilustrados,  con los escritores de la Generación del 98 y culminó  con Ortega y su estúpida frase  “España es el problema y Europa  la solución”.  Ha calado la idea en el pueblo llano que “en este país  todo funciona mal, se trabaja poco  y  nos echamos la siesta” aunque  las estadísticas muestren que España es uno de los países de Europa en que más horas se trabaja.

  El perjuicio que esos intelectuales han ocasionado a España  ha sido enorme.

          Enrique Gómez Gonzalvo  28/05/2021 Referencia 432

120 La leyenda Negra  Publicado 25/07/2016

316 Los fantasmas de la Leyenda Negra Terminado.

432


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s