LA CUESTIÓN JUDÍA

                                     

 La cuestión judía consiste en el hecho insólito que un pequeño pueblo, disperso por el mundo, ha sido el chivo expiatorio de muchas sociedades a lo largo de la historia. Se les ha  acusado de matar a Cristo, de ser una entidad secreta, de controlar la economía mundial, de que no existen judíos pobres, de ser avaros, de no tener patria. También  de racistas, de  parásitos,  de  controlar los medios, de manipular a los Estados Unidos, etc.

La religión, allí como en todas partes, tiene menos importancia y ser judío hoy ya no es practicar el judaísmo. Ser judío hoy  es una identidad, es  sentir que se pertenece   a un pueblo, el más antiguo que se ha mantenido como tal, es no tomar determinados alimentos, no porque  lo prohíba una religión sino porque esa es la tradición.

En el actual Estado de Israel, aunque se ha identificado como judío y de esa religión son la mayoría, también hay cristianos, musulmanes y de otras religiones. Tampoco la mayoría de los judíos del mundo viven allí, sino en los Estados Unidos, aunque  todos, por su cultura y sus tradiciones, le demuestran al Estado de Israel  gran simpatía.

Estudios genéticos demuestran  que las comunidades judías expandidas por  el mundo presentan grandes semejanzas en las secuencias del ADN, lo que nos indica que han permanecido relativamente aisladas de sus vecinos. Esta es su característica principal y la que ha permitido  el mantenimiento de su unidad cultural. El aislamiento  se produjo  una veces para protegerse y no olvidar sus tradiciones, pero en otros casos porque se les obligaba a vivir en determinados barrios, las llamadas juderías.

El antisemitismo ha sido permanente a lo largo de la historia. Especialmente    está anclado  en lo más hondo del comunismo y en la izquierda en general, a pesar que Carlos Marx no era judío (abandonó el judaísmo haciéndose protestante por razones de su profesión, era abogado y los judíos estaban mal vistos en Alemania).  La razón de  ese odio   radica  en que los comunistas  identifican al judío con el capitalismo porque en las  épocas de persecución, como eran errantes, se dedicaba con gran frecuencia  al comercio.

Según la Leyenda Negra parece que  los judíos solo fueron expulsados de España y no fue así. En 1290 salieron de Inglaterra, en  1330 de Francia, en 1421 de Austria, en 1496 de Portugal, en 1510 de Brandemburgo, en 1533 de Túnez, en 1541 de Nápoles, etc. Actualmente  viven en España 30.000 judíos y están en Madrid, Barcelona y en la costa del Sol.

En todas partes continúa el estereotipo que son ricos e inteligentes y como ocurre  siempre cuando se repite una mentira innumerables veces, no importa cuan ridícula sea, se la empieza a aceptar como verdad.

 Entre nosotros persisten expresiones anti judías en el lenguaje popular (“judiada” o “judío” como expresión de mala persona) y continúan las  festividades y leyendas contra ellos. Según un estudio de la Liga Antidifamación, organización judía con sede en Estados Unidos, todavía  un 53 % de los españoles cree que  tienen mucho poder en el mundo de los negocios y un 50% que su poder se extiende a los mercados internacionales.

La realidad es que los seres humanos somos muy parecidos. Las diferencias entre individuos pueden ser grandes, pero entre los pueblos son escasas.

¿Por qué existe todavía la cuestión judía? No hay ninguna razón. Es el odio al que se comporta de forma diferente, al que tiene una religión distinta. Lo mismo ocurrió con los cristianos en la antigua Roma, que por profesar una religión desconocida fueron cruelmente perseguidos.

 En cuanto a su influencia actual en Estados Unidos, puede ser verdad en  el cine de Hollywood y en los medios de comunicación, nada  en la agricultura y poco en la banca.

Lo que si deberíamos aprender los españoles es el altísimo prestigio social que acompaña al éxito de los grandes emprendedores israelíes. El clamor que entre nosotros disfrutan los futbolistas, allí son los triunfadores como  Amancio Ortega.

La judeofobia solo se corregirá educando a los niños y adolescentes en los colegios y en los institutos en el respeto al otro,  a la diversidad, a la libertad y en el derecho a la diferencia.

Enrique Gómez Gonzalvo  13-07-2021 Referencia 407


Una respuesta a “LA CUESTIÓN JUDÍA

  1. Me hace gracia que en el articulo señales al comunismo como maximo del antisemitismo.
    Le recuerdo que quien persiguió a los judios y quien inventaron la «cuestión judía» fueron los nazis en la alemania de los años 20 y 30 del siglo pasado.
    Los comunistas no tienen como enemigo a los judíos, sino a la burguesía que explota a la clase trabajadora.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s