EL MUNDO VA CADA VEZ MEJOR

                               

El mundo va cada vez mejor porque siempre ha estado muy mal. En 1820,  de las 1.100 millones de personas, más de mil  vivían en condiciones de extrema  pobreza con menos de 2 dólares al día. En 1970, las  que estaban en  esta situación no pasaban del 8 % y la tendencia a mejorar era extraordinariamente buena.

Los que creen que esta mejoría no es real, que no son pocos, que se lo pegunten a los chinos, a los indios, a casi todos  asiáticos, a la mayoría de los  africanos e incluso a los europeos. Morir de viejo antes era el privilegio de unos pocos, hoy es la  norma. La esperanza de vida  ha pasado de 61 años en 1971 a 75 en el 2015 y el hambre ha descendido   del 28  al 11 % de la población.

Esta mejoría no es la percepción de la mayoría de la sociedad occidental. Los que tienen que contar como va el mundo, fundamentalmente periodistas,  si  dijeran la realidad tendrían que  reconocer que  la causa de la mejoría  es el capitalismo y la globalización. Se vendría abajo su andamiaje ideológico y precisarían de una categoría moral de la que normalmente   carecen.

Los comunistas y los progres que les aplauden hablan de la quiebra del modelo de organización social, que es el que ha sacado de la miseria a millones de personas y anuncian  el apocalipsis posmoderno. Reemplazan los cuatro jinetes clásicos por el cambio climático, la sustitución de hombres por máquinas, la masificación turística. Hay que volver al pasado, resurgiendo  el mito del buen salvaje.

 Íñigo Errejón decía hace no tantos años “tenemos prisa, tenemos urgencia para heredar el gobierno. Si tenemos que esperar  nos encontraremos con una economía destruida, las pensiones saqueadas, las instituciones despilfarradas, unas condiciones de trabajo peores y seremos la generación más preparada pero exiliada y con muchas leyes represivas”.

Son los mismos que dicen que  el capitalismo  ha fracasado, que  ha demostrado ser incapaz de resolver los problemas económicos, por lo que la humanidad no tiene más alternativa, si quiere sobrevivir, que  hacer la transición a una economía planificada, al socialismo.

La sociedad ha cambiado tanto que, en épocas pasadas, antes había más resignación y fatalismo basado en la experiencia pues normalmente las cosas salían mal. Ahora queremos satisfacer inmediatamente cualquier deseo, sin calcular si se trata de algo  superfluo o necesario. No aceptamos los límites de la condición humana: el dolor, la enfermedad, el envejecimiento y  la muerte.  Se busca una respuesta técnica  o medicalizada  y se intenta resolver todo con una píldora. Hay que ser joven a los 70,  sexualmente activo y económicamente boyante.

         Enrique Gómez Gonzalvo  7-07-2021 Referencia 413

.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s