EL ABANDONO DEL CRISTIANISMO

                             

Europa es una comunidad política, cultural y socioeconómica siendo las fuentes de su cultura la filosofía griega, el cristianismo y el derecho romano. De estos tres factores, la fuerza dominante ha sido el cristianismo que es la estructura moral e ideológica de Europa. Y así como Arabia no se entendería sin el islam, Europa no se comprendería sin el cristianismo.

Tal era la influencia del cristianismo que a  Europa se le conocía con el nombre de La Cristiandad, hasta la época de los grandes descubrimientos y de la Ilustración en que se cambió el apelativo por Occidente.

¿Qué hubiera sido  de Europa sin San Agustín, Erasmo, la Escuela de Salamanca la cultura monástica, el tomismo, los místicos,  el derecho natural y la creencia en  el libre albedrío?

Los valores que nos ha dejado el cristianismo, muchos de ellos tomados del racionalismo griego, son  el respeto a la dignidad humana, la protección de la libertad, la tolerancia, el deseo de igualdad, el imperio de la ley, la representación democrática, la separación de poderes, la propiedad privada y la solidaridad.

 Un europeo puede no creer en la verdad de la fe cristiana, pero buena parte de lo que dice, cree y hace, surge de su herencia cultural cristiana.

Los occidentales, agnósticos o no, practicantes o no, somos cristianos, no porque tengamos fe, que podemos haberla perdido, y esto colectivamente importa poco, sino porque estamos educados en los valores del humanismo cristiano, que es donde tienen su origen los derechos humanos. De ahí viene que éstos  se respetan solamente donde hay cristianos y no donde son musulmanes.

Aunque la declaración de los derechos humanos proceden de las ideas  defendidas por la Revolución Francesa que fue, en gran medida, una revolución anticlerical y atea,  la idea de la igualdad entre todos los seres humanos, que supuso un avance moral en la civilización occidental, es una idea cristiana.

Europa, y especialmente España,  vive un período de cristiano fobia que se hace patente en el hecho que se consienten y celebran las mofas públicas que se hacen a la religión cristiana, mientras se persiguen y rechazan las que se hacen a otras religiones, si es que alguien se atreve a hacerlas.

El abandono de las raíces cristianas por parte de Occidente (Europa y Norteamérica sobre todo) por acción de la izquierda y omisión de la derecha, si se consuma, será  una catástrofe de consecuencias imprevisibles. Mucho más cuando el islamismo y no sólo con atentados, pretende adueñarse ideológicamente de nuestra civilización

Europa correría el riesgo  de despeñarse en el relativismo nihilista que niega toda creencia, principio o dogma, ya sea de carácter religioso, político o social.

       Enrique Gómez Gonzalvo   22-06-2021 Referencia  419


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s