NUESTRA CULTURA, NUESTRA HISTORIA

                        

La cultura de una nación es el resultado de millones de vivencias de los ciudadanos que durante siglos se han ido sucediendo creando una idiosincrasia específica.

Si  un país olvida su historia, sus señas de identidad, sus tradiciones, las buenas y las malas para asumir las ajenas. Si las fiestas de Navidad ya son el reino de Santa Claus. Si  se suprime la fiesta de los toros (la fiesta más culta que hay en el mundo, según Federico García Lorca).

Si además Todos los Santos da paso a halloveen y al olvido del Tenorio. Y   si   la Semana Santa se convierte  solo en un negocio, nos pasará como le sucedió a Calahorra, según decía aquella jota que se cantaba durante la República: “Calahorra no es Calahorra, sino que parece Washington, tiene obispo y toda la h… y casa de putición”.

El patriota  no sueña con un país  ideal e idealizado que nunca jamás existió en la realidad. Eso lo deja para los nacionalistas, que  siempre andan distinguiendo entre buenos y malos españoles.

 El patriota ama por igual a todos porque  todos hemos nacido en España, tenemos una historia común, nos ampara y nos hace iguales una constitución y está convencido que las regiones más ricas tienen la obligación de ayudar a las más pobres.

Nunca se avergüenza  de nuestros antepasados, porque… somos nosotros. Ama a su país tal  como es, no como  desearía que hubiese sido y nunca fue. Esta es la gran diferencia entre un nacionalista y un patriota.

 Algunos episodios de nuestra historia, mejor que no hubieran existido, pero ¿que le vamos a hacer? La historia no tiene marcha atrás. Los que niegan su pasado es como si no reconocieran a la madre que los trajo al mundo.

Más de la mitad de los políticos actuales fueron franquistas o hijos de destacados políticos del régimen anterior. El mismo Juan Luis Cebrián, el que ha sido  tantos años director del diario El País,  fue  director de informativos de  Televisión española con Arias Navarro. Rodríguez Zapatero, el que quiere volver a la guerra civil, tuvo 3 abuelos en el bando nacional y uno en el republicano.

No se trata de defender la dictadura, cuando precisamente los diputados de las cortes franquistas, para mantener la continuidad de España y su prosperidad e integración en Europa, supieron desmontar todo aquel tinglado y teniéndolo todo, se hicieron el harakiri y se marcharon a su casa. ¿Cuántos diputados del PSOE habrían hecho lo mismo?

Pero, ¿Quién no ha sido dictador en la historia de España y de cualquier nación europea?

Enrique Gómez Gonzalvo  16/06/2021 Referencia 403


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s