EL POPULISMO

                                                  

¿Qué tienen en común Juan Domingo Perón, el Movimiento  Cinco Estrellas de  Beppe Grillo,  la Liga Norte del italiano Humberto Bossi,  Hugo Chávez, Le Pen, la hija de Le Pen y Podemos? No es la ideología,  pues van desde la extrema derecha hasta la extrema izquierda. Es el populismo.

Los líderes populistas pretenden establecer una relación directa con el  pueblo,  pasando por encima de los partidos políticos y de su representación parlamentaria. ¿Para qué? Para instaurar  una dictadura.

 Perón dijo  “la verdadera democracia es aquella en la que el gobierno hace lo que el pueblo quiere y defiende un solo interés,  el del pueblo.” Él no fue un criminal, no mató a nadie pero se empeñó en hacer  a todos argentinos ricos y los hizo pobres  durante muchas generaciones  y  continúan igual.  En 1910 era el 8 º país del mundo en renta per cápita, hoy ocupa el puesto número  81.

 Hugo Chaves dijo  “yo exijo lealtad absoluta porque yo no soy yo, no soy un individuo, yo soy el pueblo”.

Los líderes de Podemos no explican en que consiste el comunismo, la dictadura del proletariado y todo eso. Ellos hablan de la gente, de los niños,  de la gente,  de los manteros, de los que buscan en la basura, de la gente, de la gente…

Los políticos populistas excitan el resentimiento emocional de las masascontra las élites. Tratan de enfrentar el  pueblo a  los partidos políticos tradicionales,  a los que  llaman  “la casta política” y  a la que consideran la esencia del mal.   

Para conseguir sus fines  apelan a los sentimientos más bajos del ser humano, el resentimiento y la frustración. Se rodean de un halo de “buenismo” frente a  los políticos actuales, que, dicen,  se preocupan más por sus intereses que por la cosa pública. Ellos representan la voluntad popular y además saben lo que le conviene al pueblo.

El populismo puede ser de extrema derecha o de extrema izquierda, pero todos son profundamente antiliberales. Propugnan una política proteccionista,  antiglobalización y xenófoba.

Las masas son engañadas fácilmente porque no son críticas con las promesas de los políticos. Lenin les prometió la paz pero nunca les dijo que para conseguirla  entregaría  a sus enemigos gran parte de su territorio y que establecería un régimen de terror  contra su propio pueblo. Cuando hay desencanto y frustración  en la sociedad por la corrupción, por la crisis económica  o por otros motivos, buscan un  líder  que les diga que va a cambiar el mundo.

 Deberían recordar los votantes que, para que estén garantizadas nuestras libertades, lo gobernantes que se colocan por encima de la ley, son peligrosos.

Enrique Gómez Gonzalvo, 07/06/2019  Referencia 401

(


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s