LA IZQUIERDA PROGRESISTA

                                

Al progre de la época franquista y de los últimos años de la transición   se le reconocía con cierta facilidad porque llevaba  pelo largo, americana, una bufanda, barba y gafas redondas, caso de necesitarlas.  Ha cambiado tanto  el aspecto externo como su “ideología”  porque el mundo también lo ha hecho.

Con la caída del muro, el antiguo progre se  ha quedado   descolocado y un poco huérfano. No puede  manifestarse pacifista porque la guerra fría ha terminando. No puede tener como ídolo  a Che Guevara, a  Castro o a Salvador Allende porque hasta el más tonto sabe que el cubano en Miami vive mejor que el cubano en Cuba.  No puede predicar “libertad, amnistía, estatuto de autonomía” como en la transición, porque el problema catalán da miedo  y nos acercamos peligrosamente a Yugoslavia.

Si la izquierda pierde las elecciones como le ha ocurrido recientemente en Madrid, como el progre normalmente  ha ido a la universidad dice  que el  pueblo   no sabe ni lo que quiere ni lo que le interesa. Lo tienen que guiar ellos que conocen el sentido de la historia y leen el diario El País que sigue siendo  la biblia del progre.

 Defiende el relativismo y el buenismo por encima de la verdad y de los principios de nuestra civilización. No quiere enterarse de los 100 millones de muertos del comunismo  porque es  sobre todo cobarde y solo le  interesa la comodidad y el bienestar.

Se pasa la vida acusando a los ricos de la pobreza de los demás, pero  intenta pagar lo mínimo a hacienda. Juega a ser revolucionario, pero le gusta la ropa de marca.  La derecha para él será siempre  mala, egoísta y homófoba.

 Para demostrar que sigue siendo progre tiene que ser muy feminista, bastante separatista, le tiene que dar asco España, ha de decir que la caspa es   la religión católica, la Semana santa, la Navidad, los toros y todo lo que es nuestro. No cree en los valores de la tradicional occidental. No le gusta nuestra historia.

España no es un país perfecto porque ninguno lo es. Como todos tiene una historia muy difícil, con sus guerras civiles, pronunciamientos,  dictaduras, pero es necesario  aceptar lo bueno y lo malo. La autoflagelación, la introspección, la crítica continua, el deseo de cambiar todo y  comenzar de nuevo no conduce a ninguna parte.  

       Enrique Gómez Gonzalvo 1/06/2021 Referencia 391


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s