LA IZQUIERDA Y EL ISLAM

                                       

Desde Zapatero el  proyecto del Partido socialista no es económico sino social. Se trata de cambiar los valores de la sociedad por lo que la desaparición de la tradición católica es uno de sus ejes fundamentales. Quieren  convertir España en un país laico expulsando la religión de la vía pública.

De ahí viene que, por su línea pro palestina, anticlerical y por su odio a los valores occidentales, simpaticen con el islam. Por eso amenazan con quemar capillas gritando “arderéis como en el 36”, pero no lo hacen, ni hace falta que lo hagan, con las mezquitas.

Las feministas dicen que el papa “no nos dejar comernos las almejas”, pero callan cuando un imán explica en la mezquita como pegar a las mujeres sin dejar huella o cuando mandan a las niñas a Marruecos a contraer matrimonio con ancianos o cuando les practican la ablación del clítoris. Guardan silencio  ante la tradición musulmana que  dice que el hombre tiene que educar a la mujer con la vara.  

A financiar el Ramadán, respetar las manifestaciones de religiosidad de los musulmanes y burlarse de la de los católicos le llaman “apostar por la diversidad religiosa”.

En el fondo piensan que el islam es bueno y los malos son los que van a misa. Y ¿por qué es bueno el islam? Porque no es católico y es antiespañol.  No les gusta nuestra historia, no les gusta España porque es algo reaccionario, franquista y casposo de la que se avergüenzan.

Winston Churchill, el político europeo más importante del siglo XX dijo: “Individualmente los musulmanes pueden poseer espléndidas cualidades, pero la influencia de su religión paraliza su desarrollo social en los que la profesan. No hay mayor fuerza retrógrada en el mundo. Lejos de estar moribundo es una creencia militante y proselitista. Ya se ha extendido a través de África central generando a cada paso guerreros agresivos y sin miedo. Si no fuese porque la cristiandad está protegida por los fuertes brazos de la ciencia, la civilización de la Europa moderna podría caer, como cayó la  de la antigua Roma”.

Hoy, más que nunca, es preciso controlar la frontera porque en España no caben todos. No caben los que odian  nuestra civilización, que afortunadamente no son todos los musulmanes.

 Creemos  que nosotros, los muy laicos, tolerantes y civilizados  occidentales encarnamos el modelo ideal que todos los habitantes del planeta ansían imitar y reproducir, pero ellos  no quieren nuestra cultura.

            Enrique Gómez Gonzalvo 26-05-2021 Referencia 381


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s