EL COMUNISMO Y LA VIOLENCIA

                            

La violencia como medio de acción política está en la misma esencia del comunismo. Ellos fueron los primeros en crear los grandes movimientos de masas, después les seguirían Hitler y Mussolini, pero  antes fueron los comunistas.

El comunismo viene de la Revolución Francesa, son los herederos del terror de Robespierre. Decían que la democracia vino con la guillotina  y siempre han afirmado que la dictadura del proletariado es la máxima expresión de la democracia.

Pablo Iglesias no ha ocultado nunca  su  querencia especial por la violencia. A  los policías  que ahora vigilan el orden público les llamaba “matones al servicio de los ricos”  y decía que disfrutaba  cuando un matón comunista apaleaba a un policía en el curso de una manifestación.

Marx se basó en el relativismo al defender  un principio  filosófico perverso: el fin justifica los medios. Que un proletario mate a un burgués es aceptable,  que un rico mate a un proletario es un delito. Consideraba que la lucha de clases, los proletarios que producen la riqueza contra contra los que la consumen,  es lo que mueve el mundo.   “La expresión más alta de la lucha de clases es la guerra civil”,  lo  han repetido todos los teóricos del comunismo.

En Rusia,  legitimaron el asesinato para poder robar la propiedad en nombre del Partido a los campesinos y mataban en nombre de la Revolución.

En Cuba el 28 de septiembre de 1960  fundaron los Comités de Defensa de la Revolución (CDR). Se organizaron por ciudades, pueblos, barrios y  en La Habana  llegó a haber uno por  manzana. Estaban formados por matones y soplones que, por una cartilla de racionamiento, eran los encargados de aporrear a los ciudadanos normales para implantar el terror.

En Cataluña, Podemos se unió en seguida  a los Comités de Defensa de la República, cuyo objetivo era y es provocar el terror callejero y llenar de odio las calles de Barcelona cuando convenga al “proces”.

Hitler admiraba a Stalin porque, decía gobernaba sin prejuicios

Ahora, aunque no hablan de violencia, de revolución, el objetivo es el mismo: la dictadura del proletariado. Hablan de la gente, de los niños que buscan en la basura, de la gente, de lo manteros.  Y para engañar a la gente  manipulan el lenguaje. El pueblo no son la mayoría, son los de abajo. El capitalismo no es un sistema económico basado en la propiedad privada y en el libre mercado sino que es  sinónimo de avaricia e injusticia.  Liberales no son los que defienden el liberalismo sino los conservadores en economía. 

Progresista es sinónimo de avanzar, reaccionario lo es  de retroceder. Quieren dar la imagen de un país arrasado por la pobreza, los desahucios  y la desigualdad y ellos lo arreglarían todo.

 Piensan, como  Lenin, que los burgueses son tan estúpidos que  les  van a vender gratis la soga con la que van a ahorcarlos.

 Pablo Iglesias ha fracasado porque la realidad es que en España la mayoría de la gente quiere llevarse bien y más del 80 %  tiene una o dos casas en propiedad, lo que no ocurre en ningún otro país de Europa.  Incluso los que les han votado  no desan una dictadura comunista como en Venezuela, aunque algunos no quieren saber la verdad y prefieren  que los sigan engañando.

         Enrique Gómez Gonzalvo  23-05-2021 Referencia 377


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s