NO HAY ALMUERZO GRATIS O ESTADO BENEFACTOR

              

Cuando los hebreos fueron sacados de Egipto por Moisés buscando la libertad y anduvieron por el desierto durante 40 años pasando toda clase dificultades, parte de ellos pensaron que sería mejor regresar. Creían que allí como esclavos no tendrían libertad, pero al menos les darían comida. Estaban dispuestos a cambiar la libertad por la seguridad, lo que nunca ha dado resultado. Esto es el socialismo. Ya había dicho Aristóteles que hay gente que ha nacido para esclavo.

A finales del siglo XVIII  surgió la idea que el Estado tenía que ayudar a la gente y solucionar sus problemas. Por eso cuando les dijo, Yo Estado  me preocuparé por vosotros, muchos cayeron en la tentación y le entregaron su responsabilidad a cambio de menor libertad.

Se fue creando así el estado omnipotente que se entromete en todos los aspectos de la vida de las personas y de la sociedad, en las pensiones, en la sanidad, en la enseñanza, en la prensa, en las televisiones, en la familia, en la banca, en la religión, etc.

De esta forma el gasto público pasó del 10 % del PIB para el mantenimiento de la seguridad, del orden público, de la justicia y poco más hasta llegar al 50-60 %.

El problema está en que el Estado  no tiene recursos y se los ha de  quitar a los ciudadanos. Esa cosa que se llama dinero público que, según la vicepresidenta del actual gobierno social comunista “no es de nadie”, lo reparte graciosamente entre las autonomías, los ayuntamientos y los ciudadanos.

Transfiere de los que trabajan a los que no trabajan, de los eficientes a los a los no eficientes, de los honrados a los corruptos. Y cuanto mayor es su tamaño, mayor  es el despilfarro.

El error de base está en que nadie administrará su dinero mejor que Vd. y en que las responsabilidades hay que asumirlas, no se pueden transferir.

La renta per cápita actual de Gran Bretaña es de 41.030 dólares, la de su antigua colonia Hong Kong ha llegad a 49.334. La primera ha seguido una mezcla de socialismo y conservadurismo, salvo el periodo de la Señora Tacher y su antigua colonia ha tenido siempre una tendencia más liberal, sin pasar por el socialismo.

En el caso de nuestro país, no aprovechó el periodo de expansión económica para estabilizar las cuentas y el nivel de endeudamiento a finales del  2020 era de 1,311 billones de euros que representa el 117 % del PIB. Casi llegó al 121%, máximo histórico  en 1917 cuando tuvimos que pagar la deuda  de Cuba, Puerto Rico y Filipinas, recientemente independizadas.

 Si añadimos la factura por  la mala gestión de la pandemia y de la crisis económica, siendo  verdad lo que dijo Milton Friedman que “no hay almuerzo gratis,” ¿quién pagará la factura?

Seguro que no será Europa, ni el gobierno español que no tiene dinero, ni el vecino del quinto. Tendrá que ser el desgraciado pueblo español.

Enrique Gómez Gonzalvo 17-05-2021 Referencia 374


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s