LA RESPONSABILIDAD Y EL CORONA VIRUS

                    

 Responsabilidad es saber que uno ha de de responder de las consecuencias de su actos. No basta que tenga buenas intenciones, pues como dice un refrán de la Edad Media, de buenas intenciones está empedrado el camino del infierno.

 Se ha dicho que la ética lleva al cielo, pero la política se hace en la tierra. Maquiavelo afirmaba que ética y política no tenían nada que ver. No es verdad. Las normas éticas son de ámbito  universal,  se deben aplicar a todas clases sociales, a todos los hombres, incluyendo a los políticos.

Ramón de Campoamor escribía “en este mundo traidor/ nada hay verdad  ni mentira/ todo es según el color/ del cristal con que se mira”. Para Carlos Marx  el cristal era la clase social. Si la víctima era un obrero, robarle o matarlo era un delito  y había que castigarlo, pero si era al revés, si el delito cometido era contra un burgués, si pertenecía  a la clase social  de la burguesía, podía ser un acto bueno por ser la única forma de adelantar la llegada al paraíso que es la sociedad sin clases. Hitler venía a decir lo mismo, pero los protagonistas eran un   alemán o un judío.

España es la nación de Europa  que ha tuvo en la primera ola de la actual pandemia el mayor número de muertos en relación a la población y tendrá la mayor ruina económica, que empezaremos a ver muy pronto.

En el mes de enero del pasado  año,  la oposición preguntó al gobierno  que pensaban hacer  con el virus chino y el gobierno contestó por boca de Fernando Simón que no había virus, que nunca llegaría a España, que si acaso uno o dos y que de todas formas estábamos preparados.

 El gobierno sabía  la existencia de la epidemia porque en el mes de enero se lo había comunicado la Organización Mundial de la Salud e Italia ya estaba confinada. El que no lo sabía era el triste pueblo español. Tenían que llegar al 8 de marzo para celebrar las manifestaciones. En la de Madrid se infectaron todas que llevaban la pancarta, incluida la vicepresidenta del gobierno que se curó  en la Clínica Ruber, una de las cadenas hospitalarias  de mayor prestigio del  mundo.

Con más de 100.000 muertos, el Sr. Sánchez ni siquiera ha pedido disculpas y el que  fue Ministro de sanidad, Francisco Illa,  como ha nacido en Barcelona,  dice que no se arrepiente de nada.

Enrique Gómez Gonzalvo 27-04-2021 Referencia 606


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s