DERECHA E IZQUIERDA

                                    

Actualmente la mayoría de los trabajadores y las trabajadoras (como diría Pedro Sánchez)  pueden acceder a condiciones de vida más elevadas, han dejado de ser “clase obrera” y se han convertido en clase media, perdiendo la conciencia de clase y con ello ha cambiado el significado de derecha y de izquierda.

Antes, ser de derechas se identificaba  con la ley y el orden y ser de izquierdas, con una cierta anarquía. Se pensaba  que tanto la izquierda como la derecha trataban de conseguir simultáneamente la libertad y la igualdad, la diferencia solo estaba  en la prioridad. La derecha priorizaba la libertad y la izquierda la igualdad.

Fundamentalmente la derecha era conservadora y la izquierda  representaba el “proletariado oprimido por los intereses de las grandes empresas y  de la burguesía”.

Ahora todo ha cambiado. Ser de izquierdas  parece que consiste en abrazar el feminismo radical, la eutanasia,  el derecho al aborto, desenterrar a Franco, aprovecharse de la memoria histórica, inclinarse por un Estado plurinacional, subir los impuestos y sobre todo, llevarse bien con los nacionalistas.   

Ser de derechas es reivindicar valores tradicionales como la libertad individual, la defensa de la familia y  de la propiedad, bajar los impuestos y sobre todo defender  la unidad de la patria, la nación española y Constitución.

La cuestión religiosa ha perdido la importancia que tenía en otras épocas, pero la derecha se sigue presentando como católica  porque  España es un país estructuralmente católico. El  objetivo  de la izquierda  es la secularización del Estado y en una segunda fase la secularización de la sociedad, incluso en el ámbito privado, por ello retira de la vida pública los símbolos religiosos y suprime en los colegios  la asignatura de religión.

La derecha ha aceptado la reconciliación de los españoles de la transición  y el régimen del 78, que no tiene nada que ver con la dictadura franquista.

 La izquierda, desde la época de Zapatero ha renegado de su papel protagonista durante la transición y cree que el régimen de 1978 todavía tiene mucho de franquista y que es precisa una ruptura.  Este planteamiento ha sido asumido por Podemos, que piensa además  que  hay que romper con la Monarquía. La verdad es que ellos prefieren la democracia popular aunque la derecha actual no sea más que una pariente lejana de la dictadura franquista.

Esta radicalización solo se presenta en los dirigentes de los partidos, pues  los votantes, sobre todo  del Partido Socialista,  comparten gran parte de los principios de la derecha liberal, especialmente  en lo que respecta a la reconciliación de los españoles y la unidad de España.

La izquierda se atribuye una superioridad moral  porque ser de izquierdas significa querer el bien para todo el mundo.   Si no eres de izquierda no puedes ser buena persona. Para ellos  la izquierda será siempre buena y la derecha siempre mala.

Este cambio en la sociedad ha hecho que los votantes de la izquierda, según el CIS,   no sean obreros sino la clase media ilustrada y clase media alta con muchos profesionales, técnicos, profesores, e incluso directivos, mientras que los obreros no votan a la izquierda  lo que produce  gran enfado en Garzón, el dirigente  de Izquierda Unida, que dice no les votan porque no los conocen. Un castizo diría que será porque los conocen demasiado.

Enrique Gómez Gonzalvo  25/03/2021 Referencia 343


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s