MILLONARIOS Y COMUNISTAS

                        

Los proletarios, que es como llamaban los comunistas a los trabajadores,  no son comunistas  porque  quieren ser propietarios, tener un piso en propiedad, a  ser posible una segunda vivienda y transmitir el fruto de su trabajo a sus hijos y seres queridos.

 Esto no se ha conseguido en ningún tipo de  sociedad en la que se haya instalado  el comunismo. Ni en el enorme imperio  ruso. Ni en pueblos de raíz greco-cristiana, como Rusia, Bulgaria y Rumanía. Ni en pueblos católicos, como Hungría, Cuba o Nicaragua. Ni en pueblos cristiano-protestantes, como Alemania o Checoslovaquia. Tampoco en pueblos islamizados, como Albania, ciertas porciones de Yugoslavia y algunas repúblicas del Turquestán soviético. Ni  en los  de tradición confuciana, budista o taoísta, como China, Camboya, Vietnam y Corea del Norte. El resultado  final fue la  miseria económica   y 100 millones de muertos.

 ¿Por qué muchos millonarios, como  los Barden o los Gran Wyoming se declaran comunistas?

No es porque en el Sermón de la Montaña  se dijera “bienaventurados los pobres  porque vuestro es el reino de los cielos”  o porque en  el concilio de Nicea del año 325, el primer concilio universal de la Iglesia Católica se condenara el “turpe lucrum”, el lucro o ganancia moralmente reprobable.

Es porque el que  condena la riqueza, el que firma el Manifiesto Comunista se coloca en lado  de los  buenos y  el que está  en la otra orilla es  un maldito, un facha y en el mejor de los casos un liberal radical.

Es porque triunfan   las emociones negativas, especialmente la envidia, sobre  la razón.

 Es porque, como escribió Jean-Francois Revel en su libro El  conocimiento inútil  “la primera de todas las fuerzas que dirigen el mundo, es la mentira”.

En los años 30  y durante el franquismo  la mayoría de los comunistas, aunque estaban equivocados,  eran sinceros, idealistas.  Sobre todo los jóvenes  luchaban por un ideal,  creían en la causa, en la revolución para llegar a una sociedad sin clases. Esto no ocurre en la actualidad y no tiene lugar sobre todo porque  esos progres millonarios,  van de buenos, pero son muy malos.

Ellos hacen un buen negocio viviendo a todo plan sin dejar de sentirse ideológicamente  superiores. Disfrutan de todos los lujos del capitalismo que tanto odian, pero ninguno recoge un inmigrante en su casa. Es  la “gauche caviar”.

Hagan lo que hagan, aunque el comunismo  una ideología criminal, lo verdaderamente  “malo”, siempre será la derecha y el capitalismo.

     Enrique Gómez Gonzalvo 10/2018 Referencia 335


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s