¿CÓMO SOMOS?

                                                 

Mientras un grupo de vecinos saqueaban un camión frigorífico cargado de alimentos detenido en la vía publica en la reciente nevada en Madrid,  una ola de voluntarios poseedores de coches 4×4 trasladaban enfermos, medicamentos y alimentos  por las  calles de la capital, arriesgando su vida.

Es cierto que  160 millones de muertos en el siglo XX, no solo producidos por Stalin, Hitler, Pol Pot, hutus y tutis  son muchos muertos, pero no es verdad que el hombre sea “un lobo para el hombre”  ni que  la agresividad contra la misma especie sea exclusiva de los seres humanos.

Somos egoístas  y altruistas a la vez. Somos compasivos y crueles.  Geniales e imbéciles. El hombre tiende más bien a la maldad, pero a la vez  le gusta hacer el bien porque el altruismo, según nos dice la neurociencia, libera esa hormona llamada dopamina, que nos produce  sensación de bienestar.

Lo que predomina, lo que  determina la mayoría de las acciones humanas, es el egoísmo.  Cuando  se trata  de poder o de dinero, los humanos nos parecemos bastante. Todos tratamos  de poseer riqueza, fama, poder  y honores. No podía ser de otra manera porque la primera obligación de nuestro cerebro, como el de todos los seres vivos,  es conseguir la supervivencia y el máximo bienestar.

El hombre es libre, puede tomar cualquier tipo de decisión y el núcleo de la libertad es el libre albedrío, pero  no hay un ser  inmaterial que controle el cerebro.  Somos básicamente seres emocionales. Las emociones guían nuestras decisiones y en la toma de decisiones cuenta más que la razón.

Según el profesor Tobeña, los buenos, los que les gusta  hacer hacer  el bien y no necesitan medidas coercitiva representan el 20 %. Los malos, los que se  alegran con el mal ajeno son el 5 %,  los muy malos los psicópatas representan  el 1 %  y los regulares,   el 75. %.

La máxima agresividad en el niño se da a los 3 ó 4 años. A partir de esa edad  disminuye porque ha comprendido que es mejor colaborar, porque si se pelea con el compañero no podrá jugar al futbol.

 Los principales morales han aparecido  a lo largo de la evolución y solo  han sido seleccionados los que son beneficiosos para el bien de la comunidad.  Esas  normas morales también las siguen los chimpancés y los animales que viven en sociedad y cuando alguien transgrede las leyes que ellos mismos se han impuesto, lo expulsan y normalmente  fallece.

Algunas de esa normas, como las que se refieren a la  poligamia, la homosexualidad, etc. son diferente en cada civilización,  pero otras, las que son importantes como el no matarás,  son universales.

Enrique Gómez Gonzalvo   10/02/2021 Referencia 584


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s