IDEOLOGÍA DE GÉNERO

                                       

Hay ideologías para todos los gustos.   Los nazis por ejemplo pensaban que el mundo sería mejor sin judíos y que para mejorar al género humano las razas superiores no se deberían mezclar con las inferiores  y la raza superior por supuesto,  era la suya.

Tan aberrante como ésta es la ideología de género. Se basa en la afirmación de que la identidad sexual de las personas es una construcción mental independiente del sexo biológico, por lo que  uno puede elegir su género sin que  nada tenga que ver la biología.

El autor de esta teoría debe haber sido alguien del género neutro, pues el varón  reconoce a distancia a una mujer porque su cuerpo es, digamos,   muy “ornamental”.  Las mamas están siempre hinchadas, incluso después de la lactancia.  No hay relación entre el tamaño de la mama y la capacidad de amamantar.  Las nalgas también son protuberantes y  las mujeres se dejan la melena.

Hablando más en serio, esta teoría de ideología de género es tan anticientífica que contradice abiertamente los hechos constatados por la biología, la genética, la zoología y la teoría de la evolución de las especies.

Al afirmar que  las diferencias de comportamiento observables entre hombres y mujeres solo son el  producto de la diferente educación que reciben  los niños y  las niñas y que si la educación fuera igual,  no existirían diferencias, olvidan que tenemos cromosomas diferentes.

Se empieza diciendo ellos y ellas  y se termina condenando por el mismo delito con una pena mayor al varón que a la mujer y negando la presunción de inocencia en el primer caso. La realidad es que,  según un grupo de juezas, el 80 % de las denuncias de las mujeres en las peleas  de pareja son falsas.

La vicepresidenta de este gobierno social comunista, Carmen Calvo, la que dijo que el dinero público no es de nadie, ha afirmado que  hay que evitar el romanticismo en las jóvenes parejas.

Las diferencias de comportamiento entre hombres y mujeres, como en todos los mamíferos, han sido modeladas por la evolución según el papel que han jugado en la supervivencia de la especie, por lo que su origen es genético. Los experimentos realizados con niños de solo un día de edad, así lo demuestran. Eso no quiere decir que la sociedad o la educación no influyan en nuestra conducta. Por supuesto que influyen, pero hombres y mujeres somos radicalmente diferentes desde el mismo momento de la concepción porque los hombres tienen el cromosoma XY  y las mujeres XX y esto no lo puede cambiar ninguna ideología.

 Digan lo que digan las comunistas de Podemos, el enfrentamiento de los sexos tiene poco futuro porque hombres y mujeres se gustarán siempre.

                     Enrique Gómez Gonzalvo  7/02/2021 Referencia 549


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s