LA IGLESIA Y LOS POBRES

                                            

 La actitud de la Iglesia ante la pobreza ha sido con frecuencia  contradictoria. Durante la Edad Media a veces se veía como un castigo y los pobres eran considerados sospechosos   por sus pecados, pero normalmente la pobreza ha sido ensalzada. Se la ha identificado con el propio Cristo,  se ha exigido  el voto de pobreza en las órdenes religiosas e incluso se ha justificado  el terrorismo contra los ricos en la  Teología de la  Liberación.

Nadie puede negar la extraordinaria y abnegada labor de la Iglesia para los más desfavorecidos a lo largo de lo siglos y en todos los países del mundo. La Iglesia Católica   ha sido  la única institución que, desde la caída del Imperio Romano, se tomó un interés constante y sistemático en la  ayuda a los menesterosos y enfermos y en la enseñanza a las clases populares.

Es evidente que la Iglesia  ama,  reconforta y auxilia  a los pobres,  pero un error en sus postulados teóricos, hace que su actitud ante la pobreza sea equivocada. El primero y más antiguo de esos postulados, que no tiene ninguna base, es el  suma cero, el de  que hay pobres porque hay  ricos y  su riqueza es la causa de la pobreza. Si fuera verdad, si la riqueza de unos pocos fuera la causa de la pobreza de la mayoría,  el mundo jamás se habría enriquecido en su conjunto, que es exactamente lo que ha sucedido.

 El  PIB per cápita de la humanidad permaneció prácticamente estable desde 5.000 años a d C hasta hace 250 años que surgió la revolución industrial propiciada por el capitalismo y desde entonces no ha hecho mas que aumentar.  Y ha sido en las últimas décadas con la globalización cuando la pobreza ha descendido de manera más espectacular. No se trata de repartir la tarta y de dar unas migajas a los pobres, sino de hacerla más grande para que todos participen en el festín.

Tampoco el motor de la historia  ha sido la lucha de clases como preconizaba Carlos Marx pues en las dos guerra mundiales los proletarios de los diversos países lucharon entre si. Las grandes guerras no han sido provocadas por el hambresino por los estados y algunas de las  más devastadoras fueron desatadas por los estados más ricos.

 El progreso de la humanidad se ha conseguido por las nuevas tecnologías que han aumentado y abaratado la producción, pero lo fundamental ha sido el sistema económico que ha permitido la libertad y la igualdad ante la ley y reconocido el derecho inalienable del individuo a la propiedad privada.

 Es el sistema que no reprocharía  a  Pablo Iglesias que tuviera un casoplón si el dinero no procediera  ni de Venezuela ni de Irán y  hubiera sido adquirido legalmente. Solamente  extrañaría  su falta de coherencia al predicar una ideología que es contraria a su actitud.

El papa Francisco puede amar a los pobres, pero no mejorará su situación  con encíclicas como   la Frateli Tuutti, publicada el 3 de octubre en memoria de San Francisco de Asís, en la que  afirma que la crisis financiera  de 2007-2008 fue la ocasión para el desarrollo de una nueva economía más atenta a los principios éticos y para una regulación de la actividad financiera, tesis que suscribiría Podemos  y el mismo Carlos Marx.

Y es que   la Iglesia está acomplejada ante la izquierda porque no quiere que le arrebate la bandera de la igualdad, de la caridad que los progres llaman solidaridad, bandera  que conduce a la miseria.

Enrique Gómez Gonzalvo Terminado 10/01/2021 Referencia 342


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s