LA DEFENSA DE EUROPA

                                   

Lo que mantiene el orden internacional  no es la ética sino la fuerza militar porque lo que prima en todos los países es  su seguridad.  Todo lo demás es pura retórica.

Europa, al no tener un ejército digno de tal nombre y creyendo  que todos los conflictos  pueden resolverse mediante el diálogo, ha dejado su defensa en manos de los Estado Unidos. La Unión Europea y especialmente Alemania se niegan a llegar a invertir en el 2024 un 2 % del  PIB, que es lo que nos piden la OTAN y los americanos para sufragar nuestra propia defensa.

Durante los 100 años en los que los Estados Unidos han sido el líder del mundo libre, decenas de miles de americanos han muerto en Europa para librarnos de la lacra del nazismo, una de las peores pesadillas totalitarias de la historia de la humanidad. A lo largo de las últimas 7 décadas, Estados Unidos ha gastado cientos de miles de millones de dólares anuales para proteger la seguridad de Alemania y del resto del continente.

 Fue precisamente en la época de mayor expansión del comunismo, años 70-80, cuando se produjeron las gigantescas manifestaciones  contra la OTAN orquestadas por la URSS, que en realidad eran contra los americanos  o contra la guerra de Irak y a favor del Ejército Rojo.

 Europa ha respondido siempre con ingratitud y el antiamericanismo europeo se ha recrudecido con Donald Trump volviendo a la época de Reagan, al que se le recuerda como un actor secundario, por haber ganado la guerra fría y haber derrotado al comunismo soviético.

La repulsa, que revela ese desprecio tan arraigado hacia Estados Unidos y hacia los votantes estadounidenses, siempre ha sido impulsada por Francia, un país que fue liberado en dos ocasiones por los americanos y a Alemania, que fue eficazmente reconstruida por Estados Unidos tras la Segunda Guerra Mundial.

 El Plan Marshall le concedió a  Alemania Occidental unos 15.000 millones de dólares de 2016 en ayudas a su reconstrucción entre 1948 y 1951.

Si EE UU abdicara de su papel defensor  del mundo libre, ese vacío geopolítico  sería llenado por  países e ideologías innatamente hostiles hacia los intereses y valores occidentales como  China, Rusia, Irán y el Islam radical. ¿Qué le ocurriría  a Europa?

Aparte de nuestra defensa,lo que interesa a la Unión Europea es mantener estrechas relaciones con nuestro aliado tradicional, que desde finales del siglo XVIII,  cuando eran colonias inglesas ya disponían de un nivel de  vida más alto que Europa.

   Enrique Gómez Gonzalvo  27/11/2020 Referencia 389


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s