EL PARLAMENTO EUROPEO Y EL COMUNISMO

El parlamento europeo ha dictado una ley por la que no se puede homenajear ni al nazismo ni al comunismo debido a las víctimas que han producido a lo largo de la historia.   El nazismo unos 30 millones y el comunismo 120. Siguiendo el espíritu de dicha ley, todos los partidos comunistas de España deberían estar prohibidos, como lo están el Partido Nazi y el Partido Comunista en Alemania.

La realidad es que la ideología comunista tiene escasas coincidencias con nuestra cultura y  tradiciones, pues la libertad individual, la propiedad privada y el libre comercio siempre  han sido la base de la Civilización Occidental.

Tanto en España como en Europa, la gente normal quiere que le dejen trabajar, prosperar, que le dejen llevar su vida, que no le suban mucho los impuestos o que se los suban a los demás.

En ningún país, y tampoco en España  se ha producido  nunca   esa reacción violenta del proletariado contra la minoría burguesa que pronosticaba el Manifiesto Comunista porque  lo que no quieren  nadie de ninguna manera es que le quiten lo que es suyo.

La gente prefiere la libertad de comercio, comprar y vender lo que le da la gana. No como en la Unión Soviética, donde los precios eran  fijados por el Estado y  por eso cada año se publicaban por decreto y se imprimían algo así como 200 tomos con los precios de todos los productos, porque todo estaba regulado, hasta el grano de arroz. La realidad es que ni uno de esos precios se cumplía, todo iba al mercado negro y era éste el que en la práctica los  fijaba.

Aunque  para muchos, ganar dinero que no es ni pecado ni virtud, está mal visto,  la gente normal tampoco odia a los ricos, si acaso siente  algo de envidia.

Tampoco la gente normal  es como Pablo Iglesias que ha dicho que no puede pronunciar la  palabra España. Ni es como Stalin que pensaba que a los estados capitalistas había que reventarlos como fuera, porque sobre sus ruinas sería más fácil implantar el comunismo.   Desde su casoplón  no tendría  motivos  de odiar a Franco si no lo  hubiera derrotó al comunismo.

La gente  prefiere las democracias europeas y no comprende la querencia del actual gobierno de Pedro Sánchez con las dictaduras comunistas de Cuba y Venezuela. No quiere un cambio de régimen. Prefiere  que se respeten los derechos fundamentales que son el derecho a la vida, a la libertad, a la propiedad y la igualdad ante la ley. Que se cumpla la ley  con los okupas, con los independentistas, con los inmigrantes ilegales y con los delincuentes. Que haya seguridad jurídica para que surja la confianza en el futuro.

En Europa la izquierda no pacta con los comunistas, no forma con ellos un frente popular, no hay en los gobiernos ministros comunistas. ¿A qué extremos de imbecilidad han llegado  nuestros  políticos?

Enrique Gómez Gonzalvo  02/03/2020 Referencia  502

En  1975 cuando murió el General Franco,  España era un país de pequeños propietarios con una amplia clase media y,  aunque se trataba de la octava potencia  industrial del mundo porque la segunda etapa del franquismo había sido  de una prosperidad económica extraordinaria, no conocía la democracia. Había leyes que limitaban las libertades, como la libertad de prensa, la libertad de reunión, la  de asociación y  había discriminación con respecto a la mujer. Pero los españoles ganadores y los perdedores de la Guerra Civil estaban convencidos que querían vivir en paz y olvidar la contienda.

Un año antes, en 1974, había nacido  el PSOE de la transición en el Congreso de Surenses, al que llegó el joven abogado Felipe González, escoltado por el coronel Sanmartín, del CESID. Dicho congreso se realizó con el dinero de los sindicatos alemanes, de la CIA y de la socialdemocracia alemana, que era la vanguardia de la OTAN en Europa,  porque todos querían en España una izquierda razonable.

El proyecto del Partido Comunista de aquella época liderado por Santiago Carrillo era lo que ellos llamaban el  Pacto por las libertades. Se basaba en que franquistas y antifranquistas, superando  la guerra civil, llegaran a la amnistía y a la democracia y luego, dentro de muchos años, se intentaría la transición al socialismo.

Finalmente el 15 de Junio de 1977 se celebraron  elecciones democráticas, las primeras en las que se respetaba al adversario político. Estas elecciones nos llevaron   a promulgar una constitución en 1978, que ha sido la de mayor consenso en toda la historia de España y que ya lleva 40 años, hecho insólito entre nosotros.

La  Constitución  se fundamente en la indisoluble unidad de la nación española, patria común e indivisible de todos los españoles. Fue votada masivamente por el pueblo español con una abstención del 20 %, que descontando la abstención obligatoria, se quedó en el 10 %.

Todo ello fue posible porque, los franquistas del Movimiento Nacional, el único partido político de la dictadura, pudieron pactar con aquellos socialistas y comunistas porque se trataba de una izquierda razonable. Hoy, no sería posible.

Es una desgracia para España que no haya un socialismo  moderado, inteligente, sensato, patriótico y respetuoso con la Constitución, que  pactara  la salida de la crisis sanitaria, económica y política con el Partido Popular y Ciudadanos.

Enrique Gómez Gonzalvo  19/09/2020 Referencia 501

En  1975 cuando murió el General Franco,  España era un país de pequeños propietarios con una amplia clase media y,  aunque se trataba de la octava potencia  industrial del mundo porque la segunda etapa del franquismo había sido  de una prosperidad económica extraordinaria, no conocía la democracia. Había leyes que limitaban las libertades, como la libertad de prensa, la libertad de reunión, la  de asociación y  había discriminación con respecto a la mujer. Pero los españoles ganadores y los perdedores de la Guerra Civil estaban convencidos que querían vivir en paz y olvidar la contienda.

Un año antes, en 1974, había nacido  el PSOE de la transición en el Congreso de Surenses, al que llegó el joven abogado Felipe González, escoltado por el coronel Sanmartín, del CESID. Dicho congreso se realizó con el dinero de los sindicatos alemanes, de la CIA y de la socialdemocracia alemana, que era la vanguardia de la OTAN en Europa,  porque todos querían en España una izquierda razonable.

El proyecto del Partido Comunista de aquella época liderado por Santiago Carrillo era lo que ellos llamaban el  Pacto por las libertades. Se basaba en que franquistas y antifranquistas, superando  la guerra civil, llegaran a la amnistía y a la democracia y luego, dentro de muchos años, se intentaría la transición al socialismo.

Finalmente el 15 de Junio de 1977 se celebraron  elecciones democráticas, las primeras en las que se respetaba al adversario político. Estas elecciones nos llevaron   a promulgar una constitución en 1978, que ha sido la de mayor consenso en toda la historia de España y que ya lleva 40 años, hecho insólito entre nosotros.

La  Constitución  se fundamente en la indisoluble unidad de la nación española, patria común e indivisible de todos los españoles. Fue votada masivamente por el pueblo español con una abstención del 20 %, que descontando la abstención obligatoria, se quedó en el 10 %.

Todo ello fue posible porque, los franquistas del Movimiento Nacional, el único partido político de la dictadura, pudieron pactar con aquellos socialistas y comunistas porque se trataba de una izquierda razonable. Hoy, no sería posible.

Es una desgracia para España que no haya un socialismo  moderado, inteligente, sensato, patriótico y respetuoso con la Constitución, que  pactara  la salida de la crisis sanitaria, económica y política con el Partido Popular y Ciudadanos.

Enrique Gómez Gonzalvo  19/09/2020 Referencia 501

.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s