NACIONALISMO Y SOCIALISMO EN CATALUÑA

 

Soialistga NacionalistasSe ha dicho que la confluencia  de nacionalismo y socialismo  es contra natura,  porque  el nacimiento del nacionalismo tiene unos orígenes románticos e irracionales, mientras que el socialismo procede del racionalismo y la Ilustración.

Es cierto  lo del nacimiento del nacionalismo.  Nación no es equivalente a nacionalismo. La nación moderna nació    con los constitucionalistas  de Cádiz de 1812  y está íntimamente unido a la   libertad. La Constitución   dice en su artículo 2 “la nación española es libre e independiente, y no es ni puede ser patrimonio de ninguna familia ni persona” (se refiere a los  Borbones).  Contrapone el término nación al de reino, que sí es patrimonio de la familia real.

El nacionalismo, por el contrario, es una ideología  que nació en el siglo XIX, como una reacción romántica frente a la universalización,  lo que hoy llamaríamos globalización. Exalta los rasgos culturales e incluso raciales de lo pequeño,  de la aldea, del caserío.

El socialismo sí viene  del racionalismo y de la ilustración, pero  no de la rama principal que nos conduce al liberalismo, sino de la rama de Rousseau, que no predica la igualdad ante la ley sino la igualdad económica. Para  conseguir esa igualdad, ha de violar la igualdad ante la ley  con medidas de discriminación positiva ante grupos raciales, regionales, históricos o sexuales, como ocurre actualmente en España  con la ley de violencia de género.

Ambas, socialismo y nacionalismo,   que  se desarrollaron paralelamente en el siglo XIX, presentan muchas coincidencias. Ambas van contra la libertad, por ejemplo, cuando pretende normalizar el uso de determinada lengua por no se qué razones históricas. No existe ninguna base racional para pretender que en un determinado territorio se hable una lengua determinada  y no otra.

Coinciden también  en que supeditan  la libertad individual a las reivindicaciones colectivas y en que  pretenden forzar a los ciudadanos a cambiar sus hábitos y su  conducta.

Es normal que con tantas coincidencias, las dos acabarían convergiendo en el siglo XX en regímenes totalitarios.

En Europa  nacionalismo alemán  y  socialismo confluyeron en el régimen hitleriano.

En España épocas más reciente   han coincidido  en  organizaciones terroristas como ETA.

Actualmente lo han hecho  en el separatismo de Cataluña. Las dos a la vez han puesto en marcha la política de construcción nacional, “fer país”,   uno de los ejemplos más palmarios de ingeniería social aplicados en Europa.

Sus pilares son el  férreo control de la educación, la puesta a su servicio de los medios de comunicación, bandas juveniles que siembran el terror en las calles y la colaboración de la iglesia, aunque eso suponga la aproximación al paganismo. Sus efectos colaterales han sido  la corrupción y el despilfarro económico.

Como diría  Sabater, hay ideologías perversas,  pero también hay ciudadanos tontos que las votan.

Enrique Gómez Gonzalvo 24/11/2019 Referencia 474

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s