EL ANTIFRANQUISMO

 

El Antifranquismo El franquismo fue una dictadura personal basada en la victoria en una guerra civil. Se trataba  de una dictadura de derechas que nos libró caer en una dictadura de izquierdas que hubiera sido muchísimo  peor que la dictadura franquista.

La Guerra Civil no fue una guerra ideológica. Se trató de una contrarrevolución por el golpe de estado de la izquierda de 1934. Fue una guerra  puramente defensiva, pues cuando los escoltas del ministro del  Interior, Indalecio Prieto  fueron al domicilio del jefe de la oposición Indalecio Prieto  para secuestrarlo y asesinarlo, lo normal es que la derecha se defendiera.

El franquismo carecía  de ideología y cambiaba  sus postulados según las circunstancias nacionales e internacionales. El que no fuera una ideología  es lo que explica que no tuviera continuación tras la muerte de Franco y no ocurriera como con  el hundimiento  de la Unión Soviética, cuya caída no implicó la desaparición del comunismo, que como diría Alfonso Guerra “no está muerto sino mal enterrao”.

La característica principal del franquismo fue  precisamente el anticomunismo, además de la defensa de la familia, de la religión católica, del  Estado fiscalmente reducido, de la educación meritocrática  basada en la transmisión de conocimientos y del  patriotismo.

Cuarenta años después de su fallecimiento del General Franco, parece  que en España, de los muertos solo se puede hablar mal de Franco, pero no de los verdaderos  responsables de la  guerra, de Santiago Carrillo, de la Pasionaria, de Largo Caballero, de Negrín, etc. Y no solo no se puede hablar mal de ellos sino que se puede seguir diciendo, como  Rita Maestre,  “arderéis como en el 36”  aunque la verdad histórica es que  las iglesias ardieron en el 31 y en el 36  lo que hicieron  fue matar a  los católicos por el mero hecho de serlo, especialmente  a curas, monjas, frailes y a   gente que iba a misa.

Actualmente, lo único que une al Partido Socialista, a Podemos y a los partidos separatistas es el antifranquismo. Llegan a comparar a Franco con Hitler, lo que representa un grave insulto a la mitad de los españoles que  siguieron  a Franco en su sublevación contra la República y, sobre todo, a las víctimas de los hornos crematorios durante el holocausto.

La derecha política ha sido absolutamente incapaz de ofrecer su propia versión de la República,  de la Guerra Civil y del franquismo, sin complejos, señalando lo que rechaza de ese período, lo que considera anacrónico, pero también lo que es perfectamente reivindicable. Cuando le preguntan sobre el franquismo contestan con el socorrido “hay que mirar el futuro”.

Esa derecha debería  estar dispuesta a dar la batalla intelectual y comprometerse con la verdad histórica.

Lo tiene tan fácil que sería suficiente con la divulgación de algún libro de Stanley Payne.

Enrique Gómez Gonzalvo Terminado 26/10/2019 Referencia Referencia 485

 

 

 

 

 

 

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s