MUJER, TRABAJO Y FAMILIA

 

2 MujerEl feminismo  es la ideología que defiende que las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres.  Con esta definición del feminismo todo el mundo está de acuerdo. Incluso   ha   sido recogida en nuestra Constitución: todas las personas son iguales ante la ley sin distinción de sexo, raza, religión o ideología.

Este  feminismo radical   que defiende la izquierda se basa en que la mujer es sobre todo mujer, no un ser humano, sino mujer.  En el fondo creen que  es un ser inferior por lo que necesita la  protección del Estado con leyes discriminatorias, con   el uso de privilegios legales y  con la coacción estatal para protegerla. Las mujeres  que no se consideran inferiores al hombre  defienden  que se les valore por sus méritos, no por su sexo.

Es cierto que la agresión sociocultural en nuestra civilización  a la mujer  sido brutal.  Juana de Arco,  la doncella de Orleans,  tuvo que vestirse de hombre antes de guiar al ejército francés en la Guerra de los Cien Años. Lo mismo tuvo que hacer   Concepción Arenal, cuatrocientos años más tarde, en 1841,  para realizar estudios superiores.

Durante toda la historia,  la mujer no subía en la escala social por sus méritos sino por la seducción del que mandaba. Aún así, esta agresión sociocultural  en Occidente ha sido menor que la que ha existido en casi todas     civilizaciones,  especialmente en la otra gran civilización que ha llegado hasta nosotros, la islámica.

En tiempos de Freud, final del XIX,  a veces se producían en las mujeres  situaciones de ataque de nervios.  Se trataba  de movimientos involuntarios  de las extremidades  o de  parálisis transitorias de una parte del cuerpo que se  conocían con el nombre de histeria,  que viene del griego  hístero  que significa útero, porque se creía  que era una enfermedad exclusiva del sexo femenino.  Hoy estos cuadros clínicos  han desaparecido. Existe la enfermedad pero se presenta de  forma diferente.  Los psiquiatras la conocen con el nombre de trastorno de conversión o trastorno disociativo  y se basa  en que un trastorno psicológico, el paciente  lo convierte en un trastorno somático y se presenta en ambos sexos.

Otras veces, ante situaciones de elevada tensión emocional, con un mecanismo análogo, las mujeres se desmayaban y se les daba agua. Y, a veces, cuando las mujeres sufrían trastornos de conducta se les extirpaba el clítoris y en todos los manicomios había  un ginecólogo.

En el mismo orden de cosas, cuando un niño lloraba se le decía “no llores como una niña” porque a las mujeres se les consideraba débiles de carácter.

Con la salida de la mujer al trabajo y  el acceso a la cultura, los cambios sociales y en la valoración de la mujer  han sido impresionantes.

En la actualidad, la dificultad para la plena integración en el mundo laboral se debe a que es complicado en la práctica tener hijos y trabajar fuera del hogar.  La causa de que las mujeres no lleguen a  puestos bien remunerados  no es por ser mujeres, sino porque tienen que elegir  entre ese puesto de trabajo  de alta responsabilidad y ser madres. No se puede ser madre de verdad en la primera infancia y desempeñar un alto cargo directivo que exija una intensa dedicación y no ver a sus hijos de lunes a viernes.  El problema no es por ser mujer sino por ser madres.

Pero, ¿qué se puede hacer? Aún con todo, hay profesiones en las que la mayoría de mujeres es aplastante. En medicina  la proporción es de 2 a 1, en la enseñanza primaria y secundaria es de 4 a 1, en la judicatura de 3 a 2 y subiendo. ¿Se debe despedir a mujeres para que esos puestos de trabajo  bien valorados sean ocupados por hombres, aunque valgan menos? ¿Deben hacer como Zapatero que puso a ministras como Carmen Calvo, Bibiana Aida, Leire Pajín, Trujillo, las que posaron como vampiresas en la portada de la revista Vogue, para que hubiera igualdad de ministros de  ambos sexos? ¿Debe haber el mismo número de hombres y mujeres en profesiones de riesgo como soldados o mineros?   ¿Es justo que los hombres tengan un promedio de 7 años menos de vida?

Enrique Gómez Gonzalvo  22/10/2019 Referencia 349

 

 

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s