ESPAÑA, ISRAEL Y LOS ÁRABES

 

 

Israel 2 Este año se cumple el 70 aniversario  de la creación del Estado de Israel. Setenta  años luchando día a día por su supervivencia,  defendiéndose de los  cinco países árabes vecinos que no quieren vivir con ellos. Les niegan su derecho a existir, a pesar de que  cuando los ingleses terminaron su mandato  sobre Palestina y  abandonaron este territorio,  las Naciones Unidas  aprobaron  la creación de dos naciones separadas: una para los judíos y la otra para los árabes.

Los judíos, en medio de ataques, guerras y rodeados de enemigos, han conseguido situarse en el pelotón más avanzado del mundo.  Aunque 90.000 trabajadores palestinos   tienen permiso para trabajar en Israel,   su mayor logro ha sido  haber servido de refugio a todos los judíos del mundo. Los árabes, en cambio, no han  logrado  crear su estado. Lo que hoy existe, son dos facciones enemigas que se hacen la guerra cada vez que pueden.  Una es la Autoridad  Nacional Palestina, cuya capital es Ramala controlada por Al Fatah y la otra es la Franja de Gaza controlada por  los terroristas de Amas.

Los progres han atribuido el éxito de Israel, primero  a Estados Unidos y   después  al sionismo internacional, pero  no se debe a ninguno de los dos.  La fuerza del estado israelí radica en sus instituciones democráticas .En cambio, mientras los árabes permanezcan bajo la autoridad moral de unos santones religiosos empeñados en revivir las fantasías medievales, será  muy difícil que esos países prosperen y compitan. Esas instituciones  son las  que protegen  a los ciudadanos y combaten la corrupción.

Israel,   debe ser nuestro socio porque es como nosotros, es como Estados Unidos y la Unión Europea,  es Occidente, es una democracia, la  única en Oriente Medio. La diplomacia de Zapatero consistió en  apartamos del mundo occidental,  de  nuestro mundo   y acercarnos al mundo árabe con la Alianza de Civilizaciones que fue un invento de Irán,  copiado por   Moratinos,  el hombre de Arafat.

Desde la Franja de Gaza, una y otra vez,  los terroristas palestinos  apoyados por Siria lanzan  misiles contra ciudades israelitas. Las progres se ponen el pañuelo palestino  en señal de solidaridad y, como no pueden expulsar nuevamente  a los judíos como se hizo en otras épocas, piden la retirada del embajador de Israel. Ellos   necesitan  un malo malísimo para presumir de lo buenos que son y para que brille su superioridad moral.

En el fondo para los progres y los socialistas,  Hamás, ETA o el IRA no son terroristas sino insurgentes contra la opresión de los  privilegiados. Los privilegiados son ellos, porque  ellos no tienen que  temer  que los insurgentes los echen al mar. Es por eso que Pedro Sánchez felicita en un twiter a los musulmanes en su fiesta religiosa y no a los católicos. Y por eso  considera a las  Trece Rosas como víctimas de la barbarie franquista pero no a las monjas, que fueron más de trece, asesinadas por la barbarie opuesta.

Pero, ¿qué tienen en común los progres con los ayatolás y los barbudos que oprimen a las mujeres y ahorcan a los homosexuales? Comparten el mismo  odio a nuestra  civilización, que es la suya y además, Israel   es la depositaria de una de sus raíces.

Tenía razón  Golda Meir cuando dijo  “no habrá Paz en Oriente Medio hasta que los árabes no amen más a sus hijos mas que lo que odian a los judíos”.

Enrique Gómez Gonzalvo 5/09/2019 Referencia 339

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s